Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Pacto de Toledo vuelve a enredarse con la revalorización de las pensiones

La ministra de Trabajo rechaza cambiar unilateralmente la norma para actualizar las prestaciones con el IPC

Policías antidisturbios frente a la concentración de pensionistas a las puertas del Congreso Mariscal EFE

Los grupos parlamentarios han entrado en un bucle con la revalorización de las pensiones del que no son capaces de salir. El Pacto de Toledo abordó este asunto en marzo y todavía no han sido capaces de alcanzar un punto común. Este miércoles estaba prevista una reunión oficial –las hay fuera de la agenda oficial del Congreso- que se preveía definitiva. Finalmente, se ha suspendido porque, de nuevo, las cosas se han vuelto a torcer. PP y PdeCAT responsabilizan a Podemos, del que sospechan quiere romper el Pacto de Toledo. También al PSOE, según dicen los populares, por no tener una posición clara. Otros grupos parlamentarios optan, de momento, por mantener la discreción.

Horas antes de que esto sucediera, durante la sesión de control, la ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, ha advertido en su respuesta a la portavoz de Unidos Podemos, Yolanda Díaz, que no tiene intención de cambiar en solitario el mecanismo de revalorización de las pensiones. “No pida usted que el Gobierno haga de manera unilateral una ley, como hizo el Gobierno anterior. Se traerá una ley de acuerdo con las recomendaciones del Pacto de Toledo y del diálogo social”.

Antes de las vacaciones, la recomendación del Pacto de Toledo sobre la revalorización de las pensiones y el mantenimiento del poder adquisitivo de los pensionistas enfilaba con lentitud el acuerdo. El PP había modificado su posición y aceptaba volver a situar como criterio de referencia el IPC. Faltaba saber si se aceptaba incluir otros elementos como el PIB o los salarios que podrían moderar sus incrementos en épocas de crisis. Ciudadanos, PP y PdeCAT eran partidarios de esto. PSOE y Podemos, en cambio, preferían centrarse solo en el IPC.

La semana pasada el PSOE parecía flexibilizar su posición y aceptar que se incluyeran otros elementos en la revalorización. Esto es, al menos, lo que vieron el resto de grupos parlamentarios. Y esto no sentó bien ni en Podemos ni en ERC. El PSOE niega ese cambio y afirma que su posición siempre ha sido que se pacte una recomendación que asegure el mantenimiento del poder adquisitivo. Durante esta semana ha habido más contactos y las posturas parecían haberse acercado. Hasta esta mañana en que se ha suspendido la reunión.

Momento de la protesta de pensionistas ver fotogalería
Momento de la protesta de pensionistas EFE

Una de las portavoces de Unidos Podemos, Yolanda Díaz, señalaba que ayer “había un principio de acuerdo” y que no entendía por qué se había suspendido la reunión. Desde el PP, por su parte, se preguntaban por qué este grupo no había acudido a la reunión de portavoces previa a la reunión oficial que se celebraba durante el pleno. Varias fuentes exponen que durante ese encuentro se ha presentado un nuevo texto que no estaría en línea con lo hablado ayer y eso habría provocado el enfado de varios grupos y la suspensión del encuentro.

PdeCAT responsabiliza de lo que sucede al grupo que lidera Pablo Iglesias. “Esto ya no es una discusión de fondo, algunos [en referencia a Podemos] tienen ganas de que no haya acuerdo. Es legítimo. Esto se puede convertir en un espacio de desgaste entre partidos, pero nunca ha sido así. Es de una frivolidad enorme”, apunta Carles Campuzano.

Gerardo Camps, del PP, apunta en la misma dirección y recuerda que las recomendaciones del Pacto de Toledo no son redacciones legales finales, sino líneas de trabajo abiertas para las negociaciones con agentes sociales y Gobierno que después se transforman en leyes. “Intuyo que Podemos no quiere que haya acuerdo”, ha concluido, añadiendo que no la formación morada no cede. “Un pacto supone renuncia y si alguien se ha movido aquí es el PP que acepta que figure que el actual modelo de revalorización [creado por el Ejecutivo de Mariano Rajoy en 2013] no tiene consenso social”.

Mientras esto sucedía en los pasillos del Congreso, en la calle cerca de un centenar de jubilados, a los que se sumaron varios diputados de Podemos, se manifestaban a las puertas frente a un fuerte dispositivo policial que casi les igualaba en número. Cuando los manifestantes intentaron quitar las vallas para llegar a las puertas del parlamento hubo tensión entre los antidisturbios y los manifestantes.

Pablo Iglesias, secretario general de Podemos, se ha presentado en la concentración de pensionistas. "A esta gente hay que abrazarla, hay que respetarla, sin ellas y ellos no hubiera sido posible la moción de censura. Nuestra obligación era estar aquí y evitar que pudiera haber cualquier agresión a un pensionista", ha defendido. “Nos hemos puesto en medio, pero esta gente se merece más respeto”, ha explicado. Ha defendido que “España es una democracia y concentrarse es legal”, por lo que piensa quejarse ante el presidente por los modos que ha usado la policía con los pensionistas. “Hablaré con Pedro Sánchez, esto no es normal”.

Íñigo Errejón, diputado de Podemos, en la misma línea ha declarado: “El Gobierno socialista no puede actuar como el del Partido Popular. A los pensionistas hay que escucharles, no mandarles policías y ponerles vallas. Le pido al PSOE que rectifique”.

Más información