Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ‘whatsapp’ que dejó a Madrid sin taxis

Un mensaje de texto remitido por el responsable de la Plataforma Caracol convocó la asamblea espontánea en la que se decidió suspender el servicio

Nacho Castillo, líder de la Plataforma Caracol.

Un mensaje de la aplicación Whatsapp remitido por el responsable de Plataforma Caracol, Nacho Castillo, fue el desencadenante de los paros en el sector del taxi que está viviendo Madrid desde el pasado viernes. Este líder sectorial convocó de manera espontánea a sus compañeros en la bolsa de coches de la terminal T-4 del aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas. "Estoy bastante harto de que las decisiones las tomen siempre los responsables de las asociaciones y las federaciones del taxi. Era necesario que la gente hablara", afirmó Castillo, conocido en el sector como Peseto Loco.

El mensaje convocando a la reunión lo mandó a las dos de la tarde, cuando aún estaban pendientes de que se reunieran sus compañeros de Barcelona con la alcaldesa Ada Colau. "Taxistas de Madrid. Estáis todos convocados en la T4 a las 18.00 a una asamblea abierta al sector. En ella se decidirá qué medidas se van a tomar en referencia a lo sucedido con Barcelona. Acude. Tu futuro está en juego", decía el mensaje.

"Tengo varias listas de distribución y lo pasé a unos 400 compañeros", explica Castillo. Ese mensaje también se colgó en las redes sociales y cada taxista lo reenvió a más compañeros hasta que se hizo viral en el sector del taxi de Madrid. A la asamblea acudieron centenares de taxistas que decidieron apoyar a sus compañeros de Barcelona y paralizar con carácter inmediato el servicio. "No fue nada programado ni dirigido desde ninguna asociación, sino que fue espontáneo porque lo que buscaba es que fueran los propios taxistas los que decidieran sobre lo que había que hacer", reconoce el responsable de Plataforma Caracol. Junto a esta organización, también participaron en la asamblea los responsables de Elite Taxi Madrid.

Los profesionales de Madrid decidieron por unanimidad parar desde ese mismo momento. Bloquearon el acceso de las terminales de Barajas y hubo algún enfrentamiento con los conductores de los vehículos VTC. También se registraron enfrentamientos durante la noche del viernes y la madrugada del sábado con algunos taxistas que no quisieron parar. Estos sufrieron rotura de las capillas (el luminoso de Taxi con un número que llevan en el techo del vehículo) y en los taxímetros. Algunos incluso se quedaron sin la recaudación.

Los piquetes se movieron por toda la ciudad durante la noche y provocaron un gran colapso circulatorio al concentrarse centenares de vehículos desde el estadio Santiago Bernabéu, en el paseo de la Castellana, hasta la estación de Atocha.

Los taxistas madrileños han convocado para las siete de la tarde de este domingo una nueva asamblea en la que se someterá a votación el documento con el que se presentarán mañana los responsables del taxi con los dirigentes del Ministerio de Fomento. Este texto incluirá previsiblemente que haya una licencia de VTC por cada 30 de taxis, que se traspase las competencias de las licencias de transporte urbano a los Ayuntamientos y las comunidades autónomas y que estas medidas se aprueben con carácter inmediato en el consejo de ministros del próximo viernes.

Más información