Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los mercados castigan el inminente Gobierno ‘antiestablishment’ en Italia

La prima de riesgo respecto a Alemania llega a los 185 puntos y la diferencia entre lo que pagan Roma y Madrid alcanza su máximo en seis años

Luigi Di Maio, del Movimiento 5 Estrellas, y Matteo Salvini, de la Liga Norte, líderes de los dos partidos que negocian la formación de Gobierno en Italia.

Malos augurios en los mercados para el Gobierno que, si nada lo impide, está a punto de nacer en Italia de la mano del Movimiento 5 Estrellas y la Liga. Horas antes de que los líderes de los dos partidos antiestablishment desvelaran su candidato a primer ministro, el profesor universitario Giuseppe Conte, los inversores volvieron a mostrar su desconfianza. Salieron mal paradas tanto la deuda como la Bolsa italiana. La prima de riesgo subió en un solo día 21 puntos básicos —hasta los 185— y la Bolsa cerró con una caída del 1,5%. Pero, según temen los analistas, esto no será nada en comparación con lo que está por llegar si el Gobierno que está a punto de nacer se mantiene fiel a su programa.

Antes de conocer el nombre del próximo jefe de Gobierno, la patronal Cofindustria ya alertó de los riesgos. “Faltan los recursos para las cosas que quieren hacer”, dijo su presidente, Vincenzo Boccia. Pero no solo son palabras. Los números empiezan a mostrar la animadversión del mundo del dinero a los planes del nuevo Ejecutivo. La comparación entre las dos grandes economías sureñas de la UE es elocuente: la diferencia entre el interés que se paga por el bono a diez años en Italia y España subió a 88. Es su nivel máximo en seis años, tras los peores momentos de la crisis del euro.

Si se compara con el bund alemán –el bono de referencia, por considerarse el más seguro-, la prima de riesgo está ya en 185 puntos, un nivel récord desde octubre. Es un nivel aún inferior al registrado durante las tensiones del año pasado por las elecciones presidenciales francesas que la ultraderechista Marine Le Pen aspiraba a ganar. Ahora es su socio y compañero de ideología Matteo Salvini, líder de la Liga, el que tiene muchas posibilidades de marcar la agenda política italiana.

Los planes de los futuros responsables del Gobierno italiano –una inconcreta renta básica de ciudadanía que no entrarían en vigor hasta dentro de dos años; una bajada de impuestos radical, con la introducción de una tarifa plana en la tarifa para familias y empresas; y más gasto social, aunque solo para italianos…- inquieta profundamente en las cancillerías europeas y en los mercados. Esta preocupación volvió a quedar patente el lunes, tras una semana de incertidumbre ante las noticias que llegaban de Roma.

La Bolsa de Milán también sufre los efectos del terremoto político. El índice MIB capitaneó las pérdidas en las Bolsas europeas y cerró con una caída del 1,52%, su nivel mínimo en mes y medio. La idea de que Italia -la tercera economía de la eurozona y el Estado de la UE con mayor deuda pública después de Grecia- se disponga a multiplicar su gasto público, recortar impuestos y dar marcha atrás en la reforma de las pensiones provoca sarpullidos. Las tensiones en Italia también han ayudado a que el euro cotice a la baja respecto al dólar y otras divisas.