Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ANÁLISIS

Liga y 5 Estrellas: un “gobierno del cambio” con la vieja práxis del gasto descontrolado

El programa del la nueva coalición contiene muchas proclamas y pocas cuentas y recuerda métodos democristianos de los años setenta

FOTO: El líder del M5S, Luigi Di Maio, en Roma el 13 de mayo. / VÍDEO: Di Magio anuncia la creación de una renta básica, este viernes.

Corría el año 1973 cuando el Gobierno del democristiano Mariano Rumor introdujo la primera variante de las conocidas en Italia como baby-pensiones, un engendro clientelar que permitía a funcionarios del Estado y militares jubilarse con solo 14 años y seis meses de contribuciones sociales. Se trata de una de las más simbólicas medidas en el largo historial italiano de fidelización del voto a través del gasto público. El resultado es, por ejemplo, que Italia gasta en pensiones una cifra equivalente al 16,3% del PIB, el nivel más alto de los países de la OCDE, cuya media es del 8,2%. La deuda publica acumulada ronda el 130% del PIB, una de las más altas del mundo.

El Movimiento 5 Estrellas y la Liga han presentado un pacto de coalición que se titula Contrato para el Gobierno del cambio. Pero, en cuanto a gasto público sin cobertura, dirigido a afianzar bases electorales, la sedicente nueva política recuerda terriblemente los ejecutivos pentapartido de otros tiempos. El programa, de realizarse, provocaría una brutal caída de la recaudación fiscal y un considerable aumento del gasto. La caída de los ingresos, por la reforma de los tipos impositivos, actualmente diseñados con varios tramos entre el 23% y el 43%, hacia una estructura con solo dos tipos, del 15% y el 20% (y con desgravaciones no precisadas). La subida del gasto, por la constitución de una renta ciudadana garantizada de 780 euros para las personas en situación de necesidad. Esto implicaría también una adecuación de las pensiones de aquellos que reciben prestaciones inferiores a esa cifra.

En estos apartados —dinamita pura para las frágiles cuentas públicas italianas que hacen temblar la zona euro— así como en otros, el documento se distingue por una gran profusión verbal y una brutal escasez de números. Como ya el programa de campaña del bloque de centroderecha, que se presentó clamorosamente desprovisto de cualquier clase de cifras, este texto lo confía todo a las proclamas abundantes y nada a las cuentas.

Hay que llegar a la página 19 para hallar la primera cifra: el 15% y 20% de los nuevos tipos. Las únicas otras referencias numéricas dignas de mención en los 57 folios del texto son los 780 euros al mes de renta ciudadana, los 500.000 inmigrantes sin documentos que hay que expulsar, los 40.000 gitanos que viven en campos nómadas. No hay muchas más. Sí hay también una flexibilización del actual régimen de pensiones, para permitir a las mujeres de 57 años jubilarse con 35 años de cotización social. No tanto como Rumor, pero 57 años con una expectativa de vida de las más altas del mundo (más de 83 años) no está mal.

La comparación de este documento con el pacto de gobierno alemán entre CDU y SPD es demoledora, por la brutal diferencia de precisión, detalle y ponderación entre ambos.

Como Trump que, en otro extremo, parece dispuesto a alterar el orden mundial que EE UU construyó con el objetivo de mantener fiel su base electoral, 5 Estrellas y Liga se muestran determinados a cumplir con promesas a sus electores que pueden reventar el frágil equilibrio financiero italiano. Como ya hicieron los Gobiernos de coalición de los setenta y ochenta, estandartes de la política que Salvini y Di Maio aborrecen.

Más información