Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Gran Coalición alemana desgrana en 177 páginas su programa de Gobierno

Merkel y Schulz acuerdan poner un límite anual a la llegadada de refugiados, no subir los impuestos e incrementar las ayudas por hijo

Las reacciones de la canciller alemana, Angela Merkel,  en la rueda de prensa para anunciar un nuevo pacto de Gobierno este miércoles en Berlín.
Las reacciones de la canciller alemana, Angela Merkel, en la rueda de prensa para anunciar un nuevo pacto de Gobierno este miércoles en Berlín. AFP

El acuerdo pactado por el bloque conservador que lidera la canciller Angela Merkel (CDU y CVSU de Baviera) con el partido Socialdemócrata llena 177 páginas, está dividido en 14 capítulos y lleva como titulo Un nuevo comienzo para Europa, una nueva dinámica para Alemania y mayor cohesión para nuestro país. En el preámbulo, los tres partidos prometen que la meta principal del nuevo Gobierno será alcanzar el pleno empleo (no dicen cuando), renovar el país, invertir en el futuro y promover la inversión para poder mantener y ampliar la prosperidad. Estos son algunos de sus principales puntos.

Política migratoria. Los tres futuros socios de Gobierno —la CDU, la CSU de Baviera y el SPD— señalan que el derecho fundamental al asilo es intocable pero fijan un límite para las llegadas de los solicitantes de asilo de entre 180.000 y 220.000 personas al año, un punto favorable para los conservadores. La idea es evitar que se repita una situación similar a la de 2015, cuando llegaron al país más de 800.000 demandantes de refugio; lo que ha contribuído a un aumento de la extrema derecha y ha fragilizado a Merkel. A cambio, el bloque conservador aprobó el derecho a la reagrupación familiar para las personas que cuentan con algún tipo de protección. La medida, que se había suspendido a principios de 2016, se reactivara a partir de agosto, aunque limitada a 1.000 personas al mes.

Finanzas. El impuesto de solidaridad se reducirá en forma escalonada, no habrá aumento de impuestos y los tres partidos se comprometen a defender un presupuesto sin necesidad de contraer nuevas deudas y habrá una iniciativa para buscar un marco común para los impuestos corporativos en Europa. Acordaron también regular el aumento de las contribuciones a las pensiones hasta el año 2025. Además, deslizan que quiere que las grandes empresas paguen más impuestos. "Apoyamos la imposición justa de las grandes empresas, en particular las de Internet como Google, Apple, Facebook y Amazon".

Seguridad. Los aparatos de seguridad de la Federación y los Estados federados podrán crear 15.000 nuevos puestos de trabajo y otros 2.000 en la judicatura. Para hacer frente al peligro terrorista se unificarán los métodos de trabajo y se reforzará la llamada “video vigilancia”.

Defensa. Los futuros socios reafirman el compromiso de Alemania con la OTAN, la OSCE y las relaciones transatlánticas y señalan que se aumentará el presupuesto del Ejercito para mejorar la formación y modernizar su armamento. Pero el acuerdo no menciona la posibilidad de aumentar el presupuesto de defensa hasta el 2% del PIB como tope en 2024 como era el deseo de Merkel. Alemania reforzará sus misiones militares en Afganistán y Mali y reducirá su participación en la lucha contra el Estado Islámico (ISIS por sus siglas en inglés).

Europa. Alemania quiere ser más activa en el debate para fortalecer a la Unión Europea y las tres formaciones se comprometen a trabajar junto con Francia para reformar la Eurozona. Otra de las metas es buscar una “división solidaria de la responsabilidad de la UE" en la política de refugiados. El presupuesto también afirma que Alemania está dispuesta a contribuir más al presupuesto de la Unión.

Democracia. El futuro Gobierno desea ampliar los programas contra los extremismos. Y mencionan específicamente los de derecha e izquierda, así como el antisemitismo, el islamismo y el salafismo. Además, según el documento, una comisión deberá formular sugerencias para añadir posibles elementos destinados a reforzar la democracia directa.

Educación. Los futuros socios prometen introducir una reforma en la Ley Fundamental para hacer posible que el Gobierno federal pueda financiar directamente a los institutos de enseñanza. Hasta la fecha, las subvenciones federales solo están permitidas para los municipios financieramente débiles. También se comprometen a invertir hasta 2.000 millones de euros para la expansión de escuelas; 1.000 millones en préstamos estudiantiles; 600 millones para la mejora de equipos en las universidades y 5.000 millones para poner en marcha el llamado “pacto digital” diseñado para las escuelas y señalan que destinarán el 3,5% del PIB para la investigación y el desarrollo hasta 2025.

Familia. La prestación para los hijos –actualmente de 194 euros por el primer y segundo hijo— aumentará en 25 euros mensuales y el derecho de los niños quedará anclado en la Ley Fundamental. El documento también asegura que habrá mas dinero para la guarderías y se buscarán los medios para garantizar el derecho a la atención a tiempo completo en las escuelas primarias hasta 2025.

Clima y Energía. Una comisión deberá desarrollar un programa de acción para la protección del clima hasta fines de 2018. Cada área, incluido el transporte y la agricultura, debe alcanzar sus propios objetivos climáticos en el futuro. Además, habrá un plan para la reducción gradual y el cese de la generación de energía a partir del carbón y se promoverá la fabricación de coches eléctricos. La energía renovable deberá cubrir el 65% del consumo de electricidad hasta 2030.

Vivienda. El Gobierno se compromete a invertir 2.000 millones de euros para financiar la construcción de viviendas sociales. Otros 2.000 millones de euros se gastarán en subsidios impositivos. También se pondrá en marcha un plan para fomentar la propiedad privada que incluye el pago de 1200 euros por niño y año, una iniciativa destinada a ayudar a las familias jóvenes.

Mercado Laboral. “Queremos alcanzar el pleno empleo y la reducción del desempleo de larga duración”, señala el texto del acuerdo, que promete una inversión de 4.000 millones de euros para financiar nuevas oportunidades en un mercado laboral social para desempleados de larga duración. Con respecto a los contratos de trabajo de duración limitada, el acuerdo no prevé una prohibición general como era el deseo del SPD, pero las partes se comprometen a buscar mecanismos para reducirlos.

Más información