Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Eurocámara concluye que Lane es mejor candidato que Guindos al BCE

La opinión de los parlamentarios no es vinculante y será el Eurogrupo quien decida la semana que viene la vicepresidencia, con el ministro español como favorito

Primer revés para Guindos. El Parlamento Europeo considera que el gobernador del banco central irlandés, Philip Lane, es mejor candidato que Luis de Guindos para la vicepresidencia del BCE. La Eurocámara evaluó la noche del miércoles a Guindos y Lane en una audiencia a puerta cerrada. "Ambos hicieron buenas presentaciones", según el escueto comunicado de su comisión de economía, pero "la mayoría de los grupos políticos [en proporción de cuatro a uno] consideran que la actuación de Lane fue más convincente". Varios grupos expresaron "reservas" sobre el nombramiento de Guindos, que sigue siendo el máximo favorito: la opinión de los eurodiputados no es vinculante. La sentencia está en manos del Eurogrupo, que decidirá el lunes.

El ministro de Economía, Luis de Guindos, hoy en el Congreso.

Una de las cosas más brillantes del sistema financiero fue tomar la palabra deuda y rebautizarla como crédito. Esa magia con las palabras y los conceptos es casi habitual cuando hay bancos a secas o bancos centrales de por medio: esta vez, Europa intenta hacer pasar la carrera por la vicepresidencia del BCE como una competición puramente técnica entre un ministro español y un gobernador irlandés, cuando en realidad se trata de una lucha descarnada por el poder. España boxea muy por debajo de su peso y quiere recuperar presencia en las instituciones, eso es todo. La política del Gobierno de Mariano Rajoy de acumular deudas durante los últimos años ha dado resultado: Guindos tiene el puesto prácticamente asegurado. Y, aun así, no ha podido evitar un revolcón. El Parlamento Europeo cree que Lane es mejor candidato para el puesto.

Ante ese examen, Lane subrayó su perfil más técnico, su brillante currículo académico y consiguió hacerse entender en una de esas discusiones imposibles sobre la política monetaria, que suelen sonar a teología con un ligero toque cómico. Guindos, por el contrario, incidió en su perfil político, en su papel en la recuperación española y en el saneamiento del sistema financiero. El veredicto no le favorece: los dos candidatos "hicieron una buena presentación", según un comunicado medido al milímetro. El ministro español, en fin, logra salvar la cara con esa frase. Aunque los dos reveses que figuran a continuación son de campeonato: la mayoría de los grupos políticos consideran "más convincente" a Lane. Solo el Partido Popular Europeo (PPE) dio su apoyo a ambos candidatos por igual; socialistas, liberales, verdes e Izquierda Unitaria reprocharon a Guindos su perfil político. Y los eurodiputados expresaron en el escrito incluso "reservas a la candidatura de Guindos".

Esas dos frases escocieron en el entorno del ministro y en el Gobierno. Tanto el PP como fuentes de Moncloa acusaron a los eurodiputados españoles presentes en la audiencia especialmente al socialista Jonás Fernández y al eurodiputado de ICV Ernest Urtasun de "forzar a sus grupos a votar contra el candidato español". Las fuentes consultadas en el PP cargaron también contra Ciudadanos por dejar su voto en manos de una diputada belga.

Pero no hubo ningún vito: solo deliberaciones y ese escueto comunicado. El PP, a pesar de todo, ha pactado hasta la última palabra de ese texto. Y, a cambio de evitar la reprobación de Guindos, ha aceptado incluir que Lane fue "más convincente" y que algunos grupos creen que su candidatura despierta recelos. Varios eurodiputados se sorprendieron de que los populares no hayan maniobrado para vetar las frases más negativas. Gabriel Mato, del PP, ha explicado que "podría haber sido peor" y que el alemán Burkhard Balz ha evitado males mayores: "Guindos llega al Eurogrupo con grandes opciones".

Las fuentes consultadas apuntan que el español lo tiene prácticamente hecho. Cuenta con el aval de Alemania y Holanda, e incluso Francia se ha sumado este jueves a su favor. Varios socios más pequeños le han dado explícitamente respaldo Portugal, Malta, Eslovaquia y Letonia y otras delegaciones apuntan sotto voce que su voto será para el español. La Eurocámara tiene un papel únicamente consultivo, al igual que el BCE. Será el Eurogrupo del lunes en el que paradójicamente Guindos está presente y puede votar quien elija a uno u otro, y el voto definitivo llegará en la cumbre del 22 y 23 de marzo, por mayoría cualificada.

España se temía el revolcón en la Eurocámara. Y el guion se ha cumplido. Pero Guindos ha dado este jueves de nuevo por hecho que tiene los apoyos "suficientes" para derrotar a Lane. Las fuentes consultadas en el Eurogrupo apuntan en esa dirección y destacan que el objetivo es evitar que se vote: para eso, Lane debería dar un paso a un lado y esperar a otra ocasión. "Guindos es claro favorito, pero aún no se puede dar como seguro al 100%", reiteraron también fuentes de la Comisión Europea.

La gran incógnita es Italia. El socialdemócrata italiano Roberto Gualtieri, presidente de la comisión que examinó a Lane y Guindos, no maniobró a favor del candidato español. Las fuentes consultadas explican que ese movimiento puede indicar que Roma no tiene decidido el voto. Italia quiere reservarse un puesto en la cúpula del BCE cuando se marche el presidente Mario Draghi, en noviembre de 2019, y la llegada de Guindos (un representante del Sur) puede restarle opciones.

Aunque la jugada fundamental es otra: Berlín y París ya están pensando en el sustituto de Draghi. "Con Guindos, fiel escudero de Alemania durante años, la presidencia del BCE es más fácil para un alemán", señala una alta fuente europea. Jens Weidmann, el jefe del Bundesbank, peleará por el puesto. Si gana, el caramelo de la vicepresidencia se volverá más amargo: Jens Weidmann, una especie de Moriarty de los estímulos monetarios, defiende políticas contrarias a las que ha permitido que el euro y España salga de la crisis con casi todas las plumas.

La clave, los apoyos en el Eurogrupo

Eurogrupo. La votación que determina qué candidatura es la elegida para la vicepresidencia del BCE es la del Eurogrupo. Los 19 ministros de Finanzas del euro se reúnen el lunes y Luis de Guindos parte como favorito. Necesita los votos de países que sumen al menos al 65% de la población de la eurozona.

Apoyo público. Los Estados que ya han expresado su apoyo explícito a España en la votación son Malta, Portugal, Eslovaquia y Letonia. España, obviamente, votará por su propia candidatura.

Apoyo no explícito. Algunos países se resisten a confirmar en público su voto, pero en privado se decantan por Guindos. Son Austria, Chipre, Finlandia y Lituania.

Apoyo pactado. Entre las grandes naciones, tres se inclinan por ofrecer su voto a España a cambio del respaldo español en otros asuntos. En esta lista destacan Alemania —su intención es presentar a Jens Weidmann como candidato a la presidencia del BCE para sustituir a Mario Draghi—, Holanda y Francia.

Las incógnitas. Italia es la gran duda en las votaciones. Todavía no ha ofrecido pistas sobre si apoyará a España o a Irlanda. Tampoco lo han hecho Bélgica, Eslovenia, Estonia, Grecia o Luxemburgo.

En contra. El único voto que España no podrá ganarse es de Irlanda, que apoyará a su candidato, el gobernador de su banco central, Philip Lane.

Más información