Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bruselas augura que Europa crecerá por encima del 2% los dos próximos años

La Comisión pronostica que la recuperación irá perdiendo fuerza paulatinamente

Europa creció el año pasado al 2,5%, el ritmo más alto en 10 años. El PIB europeo avanzará a una velocidad de crucero superior al 2% al menos hasta 2020, según las previsiones de invierno de la Comisión Europea. Y aun así Bruslas teme sacudidas en los mercados, que entran en una fase de volatilidad por la retirada de los estímulos monetarios por parte de los bancos centrales. Si hay subidas de los tipos de interés sufrirán las economías más endeudadas, como la española.

Pierre Moscovici, comisario europeo de Asuntos Económicos.
Pierre Moscovici, comisario europeo de Asuntos Económicos. EFE

"Una expansión sólida y duradera". Con esa frase arrancan las Previsiones de invierno de la Comisión Europea, que pronostican una suerte de primavera europea tras una década oscura de Gran Recesión y dilemas existenciales. La eurozona y la UE crecerán por encima del 2% los dos próximos años, las mayores tasas en 10 años. La creación de empleo sigue firme. Europa tiene incluso potencial de crecimiento sin utilizar.

Y aun así Bruselas hace ímprobos esfuerzos por moderar su optimismo: la recuperación –en gran medida cíclica, tras el fuerte batacazo desde 2008— irá desacelerando paulatinamente. La eurozona creció el 2,4% el año pasado, y avanzará a una velocidad de crucero del 2,3% y el 2% en 2018 y 2019. Al cabo, las cicatrices de la crisis siguen ahí.

Y son profundas. La inflación no está ni se le espera: seguirá en torno al 1,5% durante dos años más, lejos del objetivo del 2%, como síntoma inequívoco de que las corrientes de fondo en Europa (y en el mundo) son problemáticas. La tasa de desempleo sigue en torno al 8%, pero con picos superiores al 15% en países como España y Grecia: la divergencia entre Norte y Sur se deja notar y es también una potencial fuente de conflictos en Europa.

Los riesgos, según Bruselas, están equilibrados. A los mercados aún no les llega la camisa al cuello con la sacudida de esta semana, que se ha quedado en nada pero sirve como recordatorio. La Comisión apunta que los índices de sentimiento económico están en máximos, y que las dinámicas de salarios e inversión mejoran. “Además, los claros progresos para reforzar la Unión Económica y Monetaria podrían elevar la confianza”, apunta el informe. Aunque los próximos pasos para reforzar el euro están de todo menos claros.

Las amenazas son variadas como los colores de una verdulería. La más grave es “un endurecimiento de las condiciones financieras globales”, una corrección rápida de los mercados financieros que tendría efectos secundarios peligrosísimos: puede ir acompañada de una subida de los tipos de interés que perjudique a las economías más endeudadas, como España. El papel de la Reserva Federal de Estados Unidos será crucial, así como la salida del BCE de sus medidas extraordinarias.

Todo eso "podría exponer las fragilidades relacionadas con el excesivo endeudamiento de los Estados miembros", admite Bruselas, que amplía los riesgos a los que se enfrenta Europa a las negociaciones del Brexit, a la posibilidad de una puesta en marcha de políticas proteccionistas (de nuevo con Estados Unidos como amenaza más seria) y las tensiones geopolíticas en Oriente Medio y Corea.

En resumen, optimismo a raudales: hybris. Pero a la vez cierta contención: Europa es consciente de que los dioses de la economía, como los de la antigua Grecia, se enfadan cuando la hybris es demasiado evidente. E incluye en sus informes un largo apartado de riesgos para recordar que la Gran Recesión ha demostrado tener más vidas que Bruce Willis en La Jungla de Cristal.

España: "Los acontecimientos en Cataluña aún podrían tener impacto en la economía"

Bruselas mejora ligeramente las perspectivas de España. La economía crecerá el 2,6% este año, una décima más de los previsto (tal y como ha adelantado EL PAÍS) a pesar del desafío independentista catalán y de la falta de presupuestos, que pone en peligro el cumplimiento de las metas de déficit. La Comisión subraya que la recuperación española es cada vez más sólida, y sigue por encima de la media de la eurozona. Pero advierte que las tasas de expansión se moderarán por el posible endurecimiento de las condiciones financieras y la subida del precio del petróleo: el PIB crecerá el 2,1% en 2019.

"Estoy convencido de que volveremos a superar esta proyección que hace la CE, como ha ocurrido en 13 ocasiones en los últimos años y que la economía española será capaz de crecer en torno al 3%, superando los problemas políticos vividos en los últimos meses", ha valorado este miércoles el ministro Luis de Guindos.

El Gobierno estimaba en noviembre que el desafío independentista podía costarle en torno a medio punto de PIB a España: unos 5.000 millones menos. Bruselas cree que de momento el impacto en el crecimiento “se ha contenido”. Pero deja un aviso a navegantes en el informe: “Futuros acontecimientos [relacionados con el procés] podrían aún tener impacto sobre la economía española, aunque su intensidad no puede anticiparse en esta etapa”.