Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Marca España

Rodrigo Rato ha tirado por tierra la versión oficial del Gobierno sobre el rescate de 2012

FOTO: El expresidente de Caja Madrid Rodrigo Rato. / VÍDEO: Comparecencia de Rato en la comisión de investigación, este martes.

El nuevo milenio ha traído una revolución en la comunicación. Gracias a Internet y a las grandes autopistas transoceánicas, la información fluye a la misma velocidad que el sonido. Hoy todo se sabe, en el mismo instante y en todos los países del mundo a la vez.

Esta semana España ha dado un nuevo espectáculo mundial. Un exdirector del FMI comparecía en el Congreso en la comisión que evalúa la crisis bancaria. Comparecía como expresidente de Bankia, pieza clave en la historia de la crisis y en el rescate de 2012, la única vez que España ha sido rescatada desde 1957. Pero también como vicepresidente económico de España desde 1996 hasta 2004, cuando se formó la burbuja inmobiliaria. En 1996 el precio de una vivienda media en España era 3,5 veces el salario medio y en 2004, cuando Rato salió del Gobierno, el precio era de siete veces su máximo histórico desde Isabel la Católica.

Como reconoció el propio Rato, lleva cinco años defenestrado, abandonado y traicionado por sus compañeros de partido, y decidió contar la verdad. No toda la verdad, no reconoció ningún error en su gestión al frente de Bankia, pero se despachó a gusto. Con las agencias y medios internacionales informando en directo, Rodrigo Rato tiró por tierra la versión oficial del gobierno sobre el rescate de 2012.

Acusó a Rajoy de haber solicitado el rescate completo de la economía y haber aceptado solo el rescate bancario que fue la única opción que le dio Merkel. El ministro de Economía, Luis de Guindos, reconoció en su libro que en julio de 2012 no había dinero en la caja más que para pagar las pensiones y los sueldos de los funcionarios del siguiente mes. Por lo tanto, Rajoy no estaba en condiciones de negociar nada.

Rato acusó a Luis de Guindos, hoy ministro de Economía y anteriormente su subordinado, de ser el causante de la crisis de Bankia y del rescate por su pésima gestión. Entre diciembre de 2011 y agosto de 2012, España sufrió una fuga de capitales del 25% del PIB, la mayor de nuestra historia y el doble que la que sufrió Argentina en 2001 o México en 1994. Por lo tanto, la versión de Rato también es creíble.

Guindos está en campaña para ser vicepresidente del BCE, y las declaraciones de Rato han llegado a Fráncfort. Nombrar a un ministro de Economía miembro del consejo de la autoridad monetaria incumpliría el artículo 7 de sus estatutos. Y el sainete de esta semana deteriora aún más la ya maltratada marca España.

Lo más triste es que en la crisis del Banco Popular se han reproducido los mismos errores que en la crisis de Bankia: negación de la realidad, infraestimación de dotaciones, salida a Bolsa, colocación a ahorradores minoristas, etcétera. Y el Banco de España pasó por la crisis del Popular igual que por la de Bankia. Luis Ángel Rojo dejó el Banco de España en el año 2000 siendo uno de los bancos centrales más prestigiosos del mundo. Cuanto te echamos de menos maestro.

Más información