Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rato denuncia un complot del Gobierno para acabar con él tras el ‘caso Bankia’

Asegura en el Congreso que los ministros de Hacienda, Economía y Justicia revelaron datos secretos de su situación fiscal

El exvicepresidente del Gobierno Rodrigo Rato ha asegurado que le da "mucha pena" ver cómo después de más de treinta años en el PP, varios miembros del Ejecutivo actual participaron en una supuesta campaña que acabó con su detención en abril de 2015 acusado de fraude fiscal.

El portavoz del PP, Miguel Ángel Paniagua, reprochó a Rato en la Comisión de investigación de la crisis financiera haber hecho mucho daño al partido, desprestigiarse a sí mismo con su actuación durante los últimos años e incluso afirmó que dudaba que le hubiera compensado el posible beneficio económico tras arruinar su carrera política.

Tras estas palabras, Rato soltó la mayor acusación nunca dicha por él contra el Gobierno del PP. El exvicepresidente recordó que el 16 de abril de 2015 se le detuvieron en su casa, "delante de mis hijos y mis vecinos, acusado de delito fiscal y blanqueo de capitales, con una derivada de alzamiento, sobre la base de una denuncia de la Agencia Tributaria. Ponen alzamiento de bienes porque si no, ningún juez hubiera admitido entrar en mi domicilio. La acusación de alzamiento duró 15 días. Sobre el delito fiscal, llevo tres años esperando; aún no han sido capaces de encontrar nada". 

A continuación, enumeró una serie de hechos previos a esa detención para dejar claro que existía una campaña orquestada por el Gobierno para acabar con su detención en una época en la que las tarjetas black de Caja Madrid eran noticia habitual en los medios.

Tres ministros implicados

"Un día antes de mi detención, el 15 de abril de 2015, a las 9 de la mañana el ministro de Justicia, Rafael Catalá, contó en Los Desayunos de TVE algunos de mis datos fiscales. Un día antes, el 14 de abril, había sido el ministro de Hacienda, quien con más habilidad, comentó en el Congreso una información de VozPópuli publicada por su director, Miguel Alba, en la que se decía que me estaba investigando el Servicio de Prevención del Blanqueo de Capitales (Sepblac). Según he sabido, este periodista achaca la información a una reunión que había tenido días antes con el ministro de Economía. Además, tres personas, un exdirector de un periódico, un ex alto cargo del PP y un articulista me dijeron, días antes, que el Gobierno quería meterme en la cárcel".

Como colofón de su relato, añadió que a principios de febrero, la ministra de Trabajo, Fátima Báñez, le dijo a su secretaria que le abandonara: "Le dijo que se fuera separando de mí porque voy a tener problemas con mis declaraciones Hacienda", sostiene Rato. A los pocos minutos, fuentes del Ministerio de Empleo desmintieron la información y aseguraron que era totalmente falso lo dicho por Rato. Si las afirmaciones del expresidente de Bankia fueran ciertas, los supuestos actos de los ministros a los que acusa podrían constituir un delito de revelación de secretos por ser datos fiscales, así como de acusación falsa.

Al final, Rato replicó a los reproches del diputado del PP: "A mí me da mucha pena todo esto porque he estado 30 años en el PP". Y afirmó que ni tiene dinero en paraísos fiscales ni ha dejado de pagar nunca a Hacienda, aunque en el pasado admitió que se había acogido a la amnistía fiscal organizada por Cristóbal Montoro, ministro de Hacienda. A la salida se negó a responder a las preguntas sobre quién era el ex alto cargo del PP que le advirtió de que el Gobierno le quería encarcelar.