Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una escuela que toma el pulso al mercado laboral

La vizcaína Implika integra a más de 2.000 compañías en un proyecto empresarial y de formación

Zigor Maritxalar, cofundador y director general de Implika.
Zigor Maritxalar, cofundador y director general de Implika.

Siete de cada diez estudiantes encuentran trabajo en menos de seis meses". Estos son los cálculos que hace Implika, un centro de estudios para adultos orientado a la inserción laboral de sus alumnos. Dos jóvenes veinteañeros decidieron en 2009 poner en marcha "a pulmón" un proyecto empresarial-educativo que, al cabo de ocho años, ha conseguido formar a más de 25.000 estudiantes y que mantiene alianzas con más de 2.000 empresas. Está homologado como agencia de colocación y ofrece certificación universitaria. En 2016 el grupo de empresas que forman Implika superaron los 12 millones de euros de facturación, y la compañía navega con un ritmo de crecimiento anual del 30% que le llevaría a doblar su tamaño en los dos últimos años. La matriz declaró en 2016 unos beneficios de 131.000 euros el año pasado.

La clave, según explica Zigor Maritxalar, cofundador y director general de Implika, está en la estrategia digital, el uso extensivo del marketing digital que permite adaptarse con agilidad a lo que buscan los clientes potenciales, muchos de los cuales tienen su primer contacto con la empresa a través de búsquedas desde un móvil. El énfasis en las nuevas tecnologías y la personalización de la oferta a través de una estrategia digital marcan la diferencia en un sector maduro como la formación. La compañía pondrá en marcha ahora un plan de negocio, asesorado por la consultora Confianz, que dibuja un ambicioso horizonte de crecimiento, no solo en cuanto a expansión geográfica, sino en nuevas áreas de negocio, como la formación a empresas.

Punto de partida

Implika arrancó en mayo de 2009 con la apertura de su primer centro de formación en la calle Ercilla de Bilbao. En la actualidad, además de su sede central bilbaína, cuenta con escuelas en Barcelona, dos en Madrid, Sevilla, Valencia, Valladolid, Pamplona y la más reciente en Zaragoza. De sus inicios como "una startup sin inversores privados", ha ido creciendo "partido a partido". Ahora ofrece más de 125 cursos, entre los que sobresalen los relacionados con el turismo, el sector sanitario y, sobre todo, las nuevas tecnologías.

Zigor Maritxalar (38 años, San Sebastián) y Omar Rodríguez (33 años, Bilbao) son los fundadores y conservan ocho años después el control de la sociedad: "Ofrecemos itinerarios formativos de calidad alineados a las necesidades del mercado laboral, tanto en modalidad presencial como online, con una oferta que incluye los cursos profesionales, títulos de Formación Profesional o cursos de preparación de oposiciones", explica Maritxalar.

El universo Implika es "una gran escuela", comenta su director general, que emplea a 280 docentes, además de otra treintena de profesionales contratados por proyectos específicos, que ha desarrollado "un modelo formativo que tiene un enfoque pedagógico orientado a la capacitación profesional y la inserción laboral, donde se prima la elaboración de programas de estudios de calidad, el acoplamiento personalizado al alumno y la sistematización del aprendizaje". La oferta educativa abarca desde el título oficial de FP de Técnico Superior en Administración y Finanzas, en Educación Infantil, en Marketing y Publicidad, un máster en Realidad Aumentada, Mundos virtuales y Gamificación, un curso de Mecánica y Electricidad del Automóvil, de Organización de Eventos, un curso oficial de conductor de drones o la preparación de oposiciones en diferentes administraciones.

"Hay personas que no tienen claro a qué dedicarse, pero saben perfectamente lo que no quieren hacer. Son personas que vienen de una situación de desempleo de corta o larga duración, o profesionales que no están a gusto con las condiciones de su puesto de trabajo o el sector en el que están empleados... La formación en nuestro centro les ofrece la oportunidad de dar un salto con garantías de encontrar una nueva dedicación, más acorde con sus expectativas de futuro", comenta el director general de Implika, quien destaca que la tasa de abandono en sus centros "no llega al 5%, muy inferior a la media".

Plan a medida

Una formación hecha a la medida del alumno, prácticas en empresas del sector, facilidades para el acceso al mercado laboral, los cursos de idiomas, las facilidades de pago y las ayudas son algunas de las razones que esgrime Maritxalar para explicar el aumento constante de las matrículas: "2016 fue nuestro mejor año, con un fuerte aumento en facturación, coincidiendo con la apertura de las escuelas de Barcelona, la segunda de Madrid (en el área de Atocha), la apuesta por la formación online y la irrupción de la escuela de negocios en el mercado madrileño". La formación vía Internet supone ya el 20% del volumen de facturación de la compañía.

En 2014, Implika creó la escuela de negocios Bilbao Business Training School (BBTS), especializada en la formación de profesionales activos y orientada a mejorar su liderazgo empresarial. "Se ha convertido en una vía de negocio con vida propia. Un canal de captación específico para atraer empresas que necesitan formar a sus directivos en el ámbito del liderazgo, las ventas, la digitalización, el marketing o la gestión de equipos", explica Maritxalar.

Implika cuenta con un observatorio del empleo que le permite analizar la realidad empresarial de cada momento y detectar sus necesidades. Maritxalar también destaca el convenio firmado con la Universidad Francisco de Vitoria de Madrid, que emite una certificación del itinerario académico del alumno.