Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

EE UU impone un arancel especial a las importaciones de un producto de acero español

El Departamento de Comercio considera que los productores y exportadores están vendiendo por debajo del valor justo de mercado

El presidente Donald Trump con el secretario Wilbur Ross
El presidente Donald Trump con el secretario Wilbur Ross REUTERS

La Administración que preside Donald Trump alza más las espadas en el ámbito del comercio internacional. En el punto de mira tiene las importaciones de acero. Entre la batería de acciones adoptadas hasta la fecha incluye ahora la aplicación de un arancel especial a productos siderúrgicos procedentes de España, en concreto el alambrón que comercializan compañías como Global Steel Wire, CELSA Atlantic, Compañía Española de Laminación y ArcelorMittal España.

La tasa arancelaria antidumping es de carácter preliminar, de acuerdo con la nota difundida por el Departamento de Comercio. La acción proteccionista afecta también a las importaciones procedentes de Italia, Corea del Sur, Sudáfrica, Turquía, Ucrania y Reino Unido. El gobierno estadounidense considera, tras una investigación, que con sus prácticas están distorsionando el mercado y justifica la imposición del gravamen como una medida necesaria para asegurar la competencia.

El departamento que dirige Wilbur Ross explica que las compañías citadas “venden productos en EE UU por debajo del valor justo”. A partir de ahí calcula que a las tres primeras firmas le corresponde pagar un arancel del 20,25%. Este mismo gravamen se aplicará a otros productores y exportadores españoles de alambrón. En el caso de ArcelorMittal España es del 32,64% y se aplicará con efecto retroactivo de 90 días porque se negó a cooperar con la investigación.

Las importaciones de este producto específico de acero procedente de España rondaron los 40,7 millones de dólares, de acuerdo las cifras facilitadas por el Departamento de Comercio. Washington debe tomar una decisión adicional en enero próximo, por la que determinará el arancel definitivo. Este plazo, en cualquier caso, se puede ampliar. La Comisión de Comercio Internacional tendrá después 45 días de plazo para actuar reafirmar la decisión.

EE UU emprendió hasta la fecha 411 acciones antidumping para, explica, “aliviar la situación de compañías e industrias impactadas por prácticas comerciales injustas”. La Administración de Trump inició a mediados de julio una investigación a las importaciones de aceitunas producidas en España, al considerar que se benefician de subvenciones que les permiten ser más competitivas.

Hervidero de votos

Trump prometió que sería agresivo. El sector siderúrgico da empleo a 385.000 personas en EE UU. Las localidades del viejo tejido industrial fueron uno de los hervideros de votos para Trump en las pasadas elecciones hace un año. Hace dos décadas eran cerca de 640.000 asalariados. El presidente busca así poner freno a la deslocalización de la producción y recuperar la industria local.

Ross, en su etapa de inversor, intervino en compañías en dificultad que sometió a reestructuraciones buscando recuperar su competitividad. La aplicación de aranceles especiales, sin embargo, puede acabar elevando el coste de fabricación de otros productos y el precio que paga el consumidor final, porque muchos de estos productos especiales son importados de Europa por su mejor calidad.

Además está el temor de que este tipo de tasas aduaneras acaben detonando litigios comerciales que acaben dañando más a las empresas locales que protegerla. La Unión Europa ya advirtió el pasado verano, coincidiendo con la celebración del G20, que adoptaría medidas de represalia contra productos estadounidenses si se daban paso que no respetaban las reglas del comercio internacional.