Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los extranjeros ya controlan el 43,1% de las acciones de la Bolsa española

Los bancos bajan su participación al 3%, el porcentaje más bajo desde 1992

Vista del patio de operaciones de la Bolsa de Madrid.
Vista del patio de operaciones de la Bolsa de Madrid. EFE

Los inversores extranjeros han aprovechado la caída de precios por la crisis para marcar un nuevo máximo en el control de las acciones cotizadas en la Bolsa española: copan el 43,1%, la cifra más alta desde 1992, cuando se inicia la estadística. Las familias españolas siguen como segundo propietario, con el 23,4%, mientras que la banca se anota un nuevo mínimo histórico, el 3% del mercado. Las empresas no financieras tienen el 20,1%, los inversión colectiva y los seguros el 7,4% y las Administraciones Públicas un 3,1%, según recoge el Informe BME sobre la distribución de la propiedad de las acciones.

La retirada de las entidades financieras coincide con la llegada de la crisis (en 2007 tenían el 9,4%), con el cambio legislativo que penaliza la inversión en empresas así como el mayor esfuerzo por reforzar su capital con todos los recursos disponibles. El 3% actual es seis décimas menos que en 2015 y casi 13 puntos menos que la de 1992, cuando existía la denominada banca industrial.

La cuota de los inversores extranjeros aumenta siete décimas. Una muestra de la confianza de los fondos foráneos en las cotizadas españolas a largo plazo. El incremento coincide con la salida de los bancos del parqué y la caída de precios por la crisis. Los fondos han destinado parte de la enorme liquidez que existe en el mercado para elevar su participación 6,3 puntos en los últimos nueve años.

Las familias, el 23%

Las familias redujeron en 2016 un punto porcentual su participación hasta el 23,4%, tras tres años consecutivos de subidas. El aumento y revalorización de la cartera de acciones cotizadas en manos de las familias en la crisis ha servido para impulsar el valor de los activos de los hogares, que se situaban en 2016 en 2,1 billones, un 1,4% más que un año antes y un 20% más que en 2008.

La posición de las Administraciones Públicas, el 3,1% del mercado, supone el porcentaje más elevado de los últimos 19 años, como consecuencia sobre todo de la privatización parcial y salida a Bolsa de AENA.