Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El parón de Francia hace perder ritmo a la recuperación europea

El PIB de la Zona Euro creció el 0,3% en el segundo trimestre del año

Fábrica Renault en Palencia.
Fábrica Renault en Palencia. AFP

La economía europea asume los efectos del estancamiento de Francia en el segundo trimestre. El PIB de la zona euro creció un 0,3% entre abril y junio según el dato adelantado este viernes por Eurostat. Es la mitad que en el primer trimestre del año, tradicionalmente más favorable, si bien la mejora del 1,6% interanual se mantiene en línea con el ritmo de los últimos cinco trimestres.

La agencia estadística europea no publica en su dato adelantado el desglose del crecimiento por países, pero el organismo homólogo francés ha informado este viernes de que su economía, la segunda mayor de la eurozona, tuvo un crecimiento cero en el segundo trimestre, lo que el propio ministro de Finanzas francés, Michel Sapin, ha calificado de decepcionante. Francia venía de sorprender en los primeros tres meses del año con un robusto avance de su economía del 0,7%, un factor que París cree que ha influido en la inesperada cifra comunicada hoy junto a cuestiones como la huelga en las refinerías francesas. El mazazo no ha hecho variar sin embargo las previsiones de crecimiento de Francia para el conjunto del año, del 1,5%. España, la cuarta economía de la eurozona, avanzó un 0,7% en el segundo trimestre.

El desempleo se redujo en la zona euro en junio en apenas 37.000 personas y se ha estancado por encima del 10% con más de 16 millones de inscritos en las oficina de empleo, por lo que la noticia más favorable ha llegado del lado de los precios. La inflación se situó en julio en los Diecinueve en el 0,2%, una décima más de lo esperado y su nivel más alto en ocho meses. El leve repunte llega en medio de los ingentes esfuerzos del BCE por combatir el riesgo de deflación mediante un multimillonario programa de compra de activos para inyectar liquidez a la economía que en las últimas semanas ha elevado el listón con la adquisición de deuda corporativa de empresas.

Es el primer dato de PIB que se conoce desde el referéndum sobre Brexit, cuyo impacto estimado sobre el crecimiento para este año es de una o dos décimas en los peores augurios de Bruselas y algo inferior en los del BCE, pero que ha generado una ola de incertidumbre en los mercados cuyas consecuencias no serán visibles al menos hasta la próxima estadística, dado que la consulta se realizó cuando el segundo trimestre tocaba a su fin. La economía británica también está a la espera de sus posibles efectos adveros, pero de momento ha crecido un 0,6% en el segundo trimestre, por encima de lo esperado. "Hay otros riesgos no relacionados con el Brexit como los ataques terroristas en Europa y su posible impacto en la confianza", señala Lorenzo Codogno, de la casa de análisis Macro Advisers, que espera continuidad en el crecimiento de la economía europea en la segunda mitad del año.

La principal amenaza para la estabilidad financiera europea no viene sin embargo de Londres sino de Roma. Los bancos italianos guardan en sus balances 360.000 millones de euros en créditos morosos y el presidente Matteo Renzi ha puesto en marcha un plan para inyectar 40.000 millones a las entidades financieras y evitar la posible "estampida bancaria" de la que llegó a hablar a finales del mes pasado el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker. Con una deuda desbocada que supera el 135% del PIB, la más alta de la UE solo superada por Grecia, el margen de actuación de Italia es reducido.

La solvencia del sector financiero europeo estará bajo la lupa de los inversores esta noche, cuando se harán públicos los resultados de los exámenes de la Autoridad Bancaria Europea. Los conocidos como test de stress facilitarán una completa radiografía de la mayor o menor salud de las entidades, pero un resultado adverso puede añadir presión a la banca en los mercados con una atención especial sobre el Monte Dei Paschi, el banco más antiguo del mundo, el tercero más grande de Italia, que camina junto al abismo con un batacazo bursátil del 75% de su valor en lo que va de año.

Más información