Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El vino registrará este año una cosecha récord

Las organizaciones agrarias estiman que se superarán los 50 millones de hectolitros, batiendo la marca de 2013

Vendimia en la Rioja alavesa.
Vendimia en la Rioja alavesa. EFE

A dos meses del inicio la vendimia, las previsiones de cosecha apuntan a la posibilidad de una campaña récord por encima de los 50 millones de hectolitros. Organizaciones agrarias y las cooperativas agroalimentarias coinciden en la existencia de unas excelentes perspectivas en todas las zonas, aunque es preciso esperar al comportamiento del clima este verano. La excepción a esta situación se produce en Jerez, Galicia y Condado de Huelva donde una parte de los viñedos han sido afectados por plagas como el mildiu.

Los mayores incrementos de la producción corresponden a Castilla La Mancha con más 26 millones de hectolitros, Extremadura y Valencia, mientras en denominaciones de origen como Ribera del Duero o Rioja se habla de buena cosecha en volumen y calidad, pero dentro de la estabilidad ante la limitación que existe de rendimientos por hectárea.

La demanda interior de vino se estima en solo unos 10 millones de hectolitros. España es líder mundial en la exportación con más de 24 millones, de los que más de la mitad son graneles cuyo destino más importante es Francia e Italia. El precio medio de venta es de 1,10 euros por litro consecuencia de la venta de graneles a un precio medio de 0,40 euros por litro, según los datos manejados por el Observatorio Español de los Mercados del Vino.

Frente a una producción media hace una década que no llegaba a los 38 millones de hectolitros, actualmente esa media supera los 42 millones de con una cifra récord en 2013 de 52,5 millones, mientras seguía cayendo la demanda. Esta situación se ha producido a pesar de que la superficie de cultivo cayó entre 2004 y 2014 de 1,1 millones de hectáreas a 958.000 hectáreas consecuencia de los planes de reconversión y reestructuración aplicados por el sector con fondos comunitarios que supuso actuar sobre 274.000 hectáreas con ayudas por importe de 1.700 millones de euros. Este proceso supuso un ajuste pero a la vez, una mejora de estructuras, más regadío por goteo, nuevas variedades altamente productivas, viñedo en espaldera para producir más por hectárea hasta los 40.000 kilos de uva, provocando en esas zonas graves excedentes y caídas de precios.

Desde las cooperativas agroalimentarias, su presidente, Angel Villafranca, que dirige a su vez de la cooperativa Baco, considera es importante que los precios de la uva se comiencen a pagar no simplemente por su grado alcohólico, sino, sobre todo, por su calidad y la necesidad de concienciar a los agricultores que el volumen de uva por hectárea no es el mejor camino para el sector.