Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Damm gana el 17,5% más y se acerca a los 1.000 millones de facturación

El negocio del grupo cervecero crece gracias al aumento de su presencia internacional

Fábrica de Cacaolat, propiedad de Damm, en Santa Coloma de Gramenet.
Fábrica de Cacaolat, propiedad de Damm, en Santa Coloma de Gramenet.

El grupo cervecero Damm cerró 2015 con un beneficio de 92,3 millones de euros, el 17,5% más que el jercicio anterior. El incremento del negocio internacional, que supone ya el 18% de los ingresos de la compañía, explican parte del incremento de la facturación que se acerca al ansiado objetivo que se ha fijado el grupo de los 1.000 millones de euros. En concreto, el grupo facturó 963 millones de euros, lo cual supone un aumento del 5,5% respecto a 2014.

La compañía, propietaria de la marca de cerveza Estrella, se fijó ya hace tres años el objetivo de rebasar el listón de los 1.000 millones de facturación. Su presidente, Demetrio Carceller, decía en 2013 que esa meta obedecía a la necesidad del grupo de subir de liga, pero el impacto de la participación en Pescanova hizo que entonces no pudiera lograrlo. El incremento del volumen de negocio de este año la acerca a esa cifra, mientras que el beneficio de explotación ascendió a 111 millones de euros, el 19,4% más. Según ha explicado el grupo en un comunicado tras la Junta General de Accionistas, la "estrategia de diversificación de productos y actividades", la "eficiencia productiva" y la "continua apuesta" de la empresa por expandir sus marcas fuera de España explican la mejora de los resultados.

El grupo se halla inmerso ahora en el desarrollo del plan estratégico 2015-2017, para el que invirtió más de 60 millones de euros. Estas se destinaron a ampliar las plantas de Murcia, El Prat y Santarem (Portugal) y a la nueva fábrica de Rodilla, de la cual ya es el único accionista tras incrementar su participación del 74% al 100% del capital social. Esta sociedad, según Damm, incrementó su facturación el 7,4%, hasta los 92 millones de euros. La empresa también ha destacado la mejora de los resultados de Cacaolat, que controla junto a Cobega. La marca de batidos catalana, según fuentes del mercado, salió de pérdidas el año pasado.

A la vez, la empresa sigue con el plan de internacionalización que empezó en 2006. La actividad del exterior pasó del 2% de 2008 al 18% de 2015 y está ya presente en 108 países. Entre otras operaciones, el grupo empezó a fabricar, distribuir y comercializar Carling, la marca cervecera de Reino Unido; y a distribuir y vender Schöfferhofer, la cerveza líder en Alemania. El grupo dejó de cotizar en Bolsa el año pasado tras una OPA de exclusión que se aprobó en diciembre de 2014.