Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La china Shanghai Kaichuang cierra la compra de Conservas Albo

El gigante asiático se hace por 61 millones con la empresa gallega especializada en bonito, atún, sardinas y anchoas en lata

Una lata de ventresca de Atún claro en aceite de oliva de Albo.
Una lata de ventresca de Atún claro en aceite de oliva de Albo.

La penetración de las empresas chinas en España añade otro capítulo a su historia. La china Shanghai Kaichuang Ocean Resources ha adquirido por casi 61 millones de euros Conservas Albo, histórica empresa familiar gallega especializada en bonito, atún, sardinas, mejillones y anchoas conservados en aceite de oliva. La producción de Conservas Albo se concentra en el mercado español y europeo, lo que permitirá con esta compra al gigante asiático acelerar su expansión en el exterior, según ha informado este viernes el grupo chino en un comunicado a través de su página web.

Albo, una empresa fundada en 1869 en Vigo (como bien presume la marca en todas sus latas), es una de las más importantes del conjunto empresarial español en el sector del envasado de pescado. Sus botes de atún (situados en el segmento premium) se exportan en Europa, África y América. Conducida durante tres generaciones por los miembros de una sola familia, pasa ahora a manos de un grupo con sede en Hong Kong y cuya capitalización de mercado ronda los 161.000 millones de euros.

La empresa china exporta solo muy pocos de sus productos, a países como Suiza, Libia, Puerto Rico, República Dominicana y México. Con esta adquisición, Shanghai Kaichuang espera mejorar su posición en el mercado, "sentando las bases para un desarrollo en el mercado europeo". El grupo chino considera que, además, la compra de Albo le permitirá mejorar su proceso productivo, gracias a la "introducción de métodos de ventas y administración más sofisticados", según señaló en su nota.

En 2014 Conservas Albo facturó 84,5 millones de euros y ganó 3,6 millones, un 70% más que en el ejercicio anterior, según señala El Economista, que ayer avanzó la noticia. En 2010, la histórica conservera viguesa, con unos 300 trabajadores, repartió su actividad en cinco empresas distintas, cuatro de ellas de promoción inmobiliaria. Estas últimas quedarán fuera de la transacción.

Más información