Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lagarde defiende que su sueldo esté exento fiscalmente

El FMI y el Banco Mundial claman contra la evasión de impuestos y piden más cooperación internacional

El escándalo de los Panama Papers, una filtración masiva de cuentas opacas en el país centroamericano que ha reflejado lo global de la evasión fiscal, se ha colado en cada rincón de las reuniones de primavera del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial. La directora gerente del FMI, Christine Lagarde, aprovechó la rueda de prensa para lanzar un mensaje contundente contra los agujeros legales que permiten evitar el pago al fisco, pero minutos después tuvo que defender en una entrevista el hecho de su sueldo, y el de otros altos cargos de organismos internacionales, estén por ley exentos de impuestos.

En una entrevista con BBC, el periodista Stephen Sackur lo puso sobre a mesa. “¿No debería pagar impuestos para mostrar liderazgo en esto?”, espetó. A lo que Lagarde respondió: “Yo ya pago impuestos en Francia por otros conceptos, pero si los salarios de los cargos organismos internacionales están exentos es por la fragmentación tributaria que hay entre los países”. Además, el hecho de que estén libres de impuestos, añadió, está reflejando también en el montante de sus salarios. La directora gerente cobra 467.490 dólares al año.

Esta tarde, los ministros de Finanzas del G5 (Reino Unido, España, Francia, Italia y Alemania), junto a la OCDE, presentarán sus planes para combatir el fraude fiscal y el lavado de dinero. En la rueda de prensa, Lagarde dijo que “la fiscalidad se ve como un asunto local, pero la cooperación internacional tiene que mejorar mucho”. También, en la entrevista posterior, apuntó que no se puede “golpear” a quienes han utilizado mecanismos legales para evitar el pago de impuestos.

Lo que los Papeles de Panamá han puesto sobre la mesa es, entre otras cosas, que muchos mecanismos para esquivar al fisco son legales, pero erosionan la base fiscal de los países perjudicados.

El presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim, alertó del "tremendo efecto negativo" que tiene la evasión fiscal en la lucha contra la pobreza y quiso resaltar que “la transparencia no va a ir hacia atrás”.