Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El mayor productor de vino de China entra en La Rioja

Changyu, el mayor productor de vino del país asiático, se expande con bodegas en España

vinos
Los inversores asiáticos extienden su interés por el vino con la compra de bodegas en Europa.

El vino siempre es una promesa de algo. De alegría, de amistad; de negocio. Hace años que China descubrió ese augurio. Tanto dentro como fuera de su inmenso territorio. En su propia casa, ya hay 38 millones de personas que beben vino. Un número enorme y a la vez pequeño para un mercado de cientos de millones de clientes potenciales. Y lejos de ella, el coloso asiático se ha lanzado a adquirir bodegas en algunos de los principales países productores del planeta. En Burdeos más de 120 châteaux están en manos chinas. Un fenómeno nuevo que se ha entendido mal en Francia, una tierra que vive el vino con el mismo sentido de propiedad que su bandera.

Desde luego, pocas compañías en el mundo reflejan tan bien esa ambición como el grupo chino Changyu. Un emporio de ocio, cepas y viñas que tiene la capacidad de producir 400 millones de botellas al año de una sola de sus marcas. Por comparar, una bodega mediana en Ribera de Duero da 400.000. Más parece un banco que un pago. Tiene una capitalización bursátil de 5.500 millones de euros, las ventas de vino generan 1.000 millones y solo en su equipo comercial trabajan 10.000 personas. Todo es grande, y quizá alguien podría pensar que desmesurado. Sobre todo al contemplar las ocho réplicas de châteaux franceses que poseen diseminados, como uvas en un racimo, a lo largo del país. Espacios donde se hace turismo entre cepas, decenas de novios se casan al mismo tiempo y, claro, también se bebe vino. Porque en la raíz de esta estructura habitan las dionisiacas expectativas del mercado chino. Un espacio comercial en expansión que está valorado —acorde con los datos de 2015 de la consultora especializada IWSR— en 10.500 millones de euros.

Pero ese baile de números también lo es de tiempo. La compañía se fundó en 1892 en Yantai, ciudad de la provincia de Shandong, y como entonces pocos creían que en esas tierras pudieran arraigar cepas y viñas se introdujeron 124 variedades de uvas. Varias, acorde con las leyes básicas de la probabilidad, tendrían que enraizar. Y lo hicieron. Un siglo largo después 35 empresas provinciales, 312 compañías municipales y 29 centros de almacenamiento y logística pertenecientes a Changyu distribuyen algunas de esas variedades a través del mayor sistema de comercialización de vino de China.

El bodeguero asiático

1892. Zhang Bishi funda la compañía. El nombre surge a partir de su apellido Zhang (Chang) y el carácter chino que significa prosperidad. Entre 1894 y 1905 construye la primera bodega subterránea de Asia, que aún se utiliza.

1997-2002. La empresa sale a Bolsa y se alía con el grupo francés Castel Freres para establecer el primer viñedo profesional en China. También se expande al extranjero con un firma en Nueva Zelanda.

2013-2015. Changyu compra el productor de cognac Roullet-Fransac y el Chateau Mirefleurs en Francia y la bodega Marqués del Atrio en España.

Sin embargo, como muchas otras empresas del país, su deseo es ir más allá de su mercado. Poco a poco, los intereses se extienden a los cinco continentes. De Canadá a Francia. Destino este último difícil, pero irrenunciable, para quienes persigan extraer negocio de las uvas. En 2015, el grupo Changyu compra en Burdeos la bodega Château Mirefleurs. Una propiedad con vinos de gama media alta por la que paga —según Reuters— unos 3,3 millones de euros. Dos años antes adquiere el fabricante de coñac Château Frando. Estas instalaciones se suman a la que tiene en Canadá destinadas a elaborar un vino de hielo (a partir de uvas heladas).

Caballo de Troya

En esta topografía de la expansión, el mismo año que llega a Burdeos el emporio chino se fija en La Rioja. En sus laderas compra, por unos 35 millones de euros, el 75% de Marqués del Atrio, cuya enseña más conocida es Faustino Rivero. Por fin tiene su particular caballo de Troya para entrar en España. De hecho, a través de su red está empezando a comercializar Changyu Noble Dragón. El vino más vendido del mundo, con 450 millones de botellas anuales. Una cifra que supera a toda la producción conjunta de La Rioja.

Pues bien, ese Dragón es un caldo tinto, afrutado y con un sabor cercano al de una uva carmenere, por el que piden unos nueve euros, y cuyo objetivo inicial es sentarse a la mesa de los 300.000 chinos que viven en España. Por ahora estará repartido en los anaqueles de Carrefour, Dia y El Corte Inglés, aunque llegará también a restaurantes. Un vino que es fruto de una uva desconocida por estos pagos: cabernet ger­nischt. Y de un sabor clásico: cabernet sauvignon. En una fase inicial desembarcarán 100.000 botellas. Hablamos de una apuesta arriesgada para ser el primer vino chino que entra en nuestro país. Una incursión que se basa en un movimiento pendular porque, a la vez, la casa riojana venderá sus caldos en China a través de Changyu. Y, desde luego, el grupo admite que esta no será su última adquisición en España.

En este paisaje, Noble Dragón ilumina las otras geografías del mundo de las cepas y las viñas. Un cambio en la geopolítica del vino que representa muy bien Changyu, el principal grupo viníco­la de China y el cuarto mayor del planeta. Un emporio que ambiciona ser el primero en 2020. Sin embargo, a día de hoy, ese mapamundi guía sus viñedos hacia Nueva Zelanda y Canadá, así como a dos bodegas en España y Francia. Desde allí el viaje termina, por ahora, en Australia y Chile. En ambos destinos tienen previsto adquirir instalaciones y vides. “En el país sudamericano intentamos comprar una de las principales bodegas, pero no nos la vendieron”, se lamenta, a través de un intérprete, Sun Jian, vicepresidente del grupo Changyu. “Nuestra idea es replicar el modelo que hemos utilizado en Marqués del Atrio en otras naciones”.

Embarcados en un viaje cuyo rumbo lo marcan la ambición y el volumen, Changyu entiende el negocio del vino como una estrategia vertical. Desde la fabricación de las botellas al ocio. Ahí encaja la construcción de una ciudad (400 hectáreas de extensión) de las cepas y las vides en la localidad de Yantai. Un proyecto de 1.000 millones de euros que se inau­gura a finales de verano y que dibujan dos châteaux (uno dedicado al brandi y otro al vino), un pueblo —diseñado por Disney— y una planta de elaboración con capacidad para producir, a través de sus 15 líneas de embotellado, 450 millones de botellas. Unas cifras que marean sin necesidad de probar ni un solo sorbo de vino.

Más información