Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Repsol sufre pérdidas en el tercer trimestre por la caída del crudo

Pierde 221 millones, frente a las ganancias de 319 millones del mismo periodo de 2014. El beneficio neto ajustado en lo que va de año se eleva un 5%

Fotograma que muestra una de las plataformas de Repsol.

Repsol sufrió pérdidas en el tercer trimestre del año. La caída en el precio del crudo, que ha pasado de 80 a menos de 50 dólares en el último año, ha llevado a Repsol a perder 221 millones de euros entre julio y septiembre, frente al beneficio de 319 millones de euros registrado en el mismo periodo de 2014, según ha comunicado este jueves la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). El resultado neto ajustado del trimestre ascendió, por su parte, a 159 millones, un 62% menos que en el mismo trimestre del año anterior.

La compañía alcanzó un beneficio neto ajustado de 1.399 millones de euros en los nueve primeros meses del año, un 5% más que los 1.337 millones obtenidos en el mismo periodo de 2014 excluyendo los extraordinarios y la variación de inventarios. Si se tienen en cuenta los nueve primeros meses del año, el ajuste del valor de los inventarios y la pérdida de valor de alguno activos por la caída del precio del petróleo provocaron una caída a la mitad en el beneficio de la compañía, hasta 832 millones de euros.

"La fortaleza del negocio integrado de la compañía ha permitido este aumento en un contexto marcado por el importante descenso de los precios del crudo, que han caído un 50% de media en lo que va de año", explica la empresa en el comunicado. Repsol mantiene su previsión de cierre del ejercicio con un beneficio neto ajustado entre 1.600 y 1.800 millones de euros.

Sin embargo, la caída del precio del crudo provocó un descenso de 329 millones de euros en el valor de los inventarios de la compañía. Además, se han realizado provisiones extraordinarias en activos de gas en Norteamérica y de exploración y producción.

Ambos efectos incidieron en el resultado neto con variación del valor de las existencias (MIFO), que se situó en 832 millones de euros, inferior a los 1.646 millones de euros del mismo periodo del ejercicio anterior. La estimación de la compañía es cerrar el ejercicio con un beneficio neto entre 1.250 y 1.500 millones de euros.

El área de exploración y producción (upstream) ha alcanzado durante el último trimestre, primer periodo completo desde la integración de Talisman, una producción media de 653.400 barriles equivalentes de petróleo al día, un 80% más que lo producido en el mismo trimestre de 2014. Además, en el mes de octubre esta cifra se ha incrementado hasta 685.000 bep/d.

En el área de refino y comercialización (downstream), Repsol señala que "la calidad de los activos industriales y los altos niveles de eficiencia alcanzados durante los últimos años hacen de Repsol una de las compañías del sector que más valor capturan y que mejor están aprovechando el incremento de los márgenes internacionales". Repsol aumentó su resultado en ese área en el año un 158% y compensó el fuerte impacto que los menores precios internacionales del crudo están teniendo en la actividad del Upstream.

En su plan estratégico para el periodo 2016-2020, presentado el mes pasado, la empresa incluyó una fuerte reducción de costes —con 1.500 despidos en tres años— y unas desinversiones totales de más de 1.600 millones de euros. El plan pretende hacer frente a un escenario en el que los precios del crudo no pasarán de los 50 dólares hasta 2020, lo que impactaría con fuerza a todas las grandes petroleras. Esta previsión contrasta con el último informe de la Agencia Internacional de la Energía, que el lunes predijo un rebote del crudo hasta los 80 dólares para 2020.

Los resultados han tenido una mala acogida en el parqué. Las acciones de Repsol se han dejado un 7,02% en la sesión, la mayor bajada del Ibex en una jornada bajista en la que el selectivo retrocedió un 2,25%.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información