Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Perú vende en España el éxito de su política económica y social

El vicepresidente del Banco Mundial, Jorge Familiar, cree que el país “es un ejemplo en el área, con instituciones sólidas y estables"

Mesa redonda celebrada en el foro El Perú, en futuro. Participan íñigo Meiras (conseejro delegado de Ferrovial), Pedro Cateriano (presidente del Cosnejo de Ministros del Perú), Alfreso Barnechea  (Periodista) y Jorge Familiar (Vicepresidente del Banco Mundial para América Latina y el Caribe)
Mesa redonda celebrada en el foro El Perú, en futuro. Participan íñigo Meiras (conseejro delegado de Ferrovial), Pedro Cateriano (presidente del Cosnejo de Ministros del Perú), Alfreso Barnechea (Periodista) y Jorge Familiar (Vicepresidente del Banco Mundial para América Latina y el Caribe)

El presidente peruano, Ollanta Humala, ha presentado este miércoles en Madrid los méritos de cuatro años de Gobierno en los que, contrariando las expectativas, ha mantenido una política económica pragmática y flexible que ha permitido no caer ante la crisis como sus vecinos al tiempo que sigue reduciendo la pobreza. Humala también aboga por una mayor presencia internacional del país, lo que se refleja en el apoyo de España a la precandidatura del país latinoamericano a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

Dinamismo. Crecimiento. Los términos más repetidos por los ponentes que han participado en el foro El Perú, en futuro, organizado este miércoles por EL PAÍS, resumen bien la situación actual de un país que, tras varias décadas convulsas, se ha erigido en uno de los referentes económicos de Latinoamérica. Pese a la ralentización del último ejercicio, cuando creció al 2,4% —la tercera parte de la tasa promedio registrada en la última década—, el Perú encara con optimismo renovado el próximo lustro, clave para la consolidación de la emergente clase media.

Nuestro modelo económico ha traído el progreso. Tenemos grandes retos por delante, pero soy optimista”

Pedro Cateriano, presidente del Consejo de Ministros del Perú

Las previsiones oficiales avalan la convicción del presidente Humala. El Fondo Monetario Internacional (FMI) pronostica un crecimiento del 3,8% este año y un 5% en 2016, unas tasas que consolidarían la recuperación del brío que situó al Perú entre las economías más dinámicas del mundo. El paro es inferior al 5% y la extrema pobreza ha disminuido del 18% a menos del 5% en dos décadas. Estos logros, destaca Humala, se han conseguido gracias a una política económica consistente en su responsabilidad fiscal. “En determinadas cosas no hay que tener ideología. El manejo responsable y pragmático de la macroeconomía es clave”, subrayó Humala. En esa línea, el vicepresidente del Banco Mundial para América Latina y el Caribe, Jorge Familiar, achacó el desempeño del Perú a su buen manejo de la macroeconomía y su prudencia fiscal, principios “que se han convertido en un valor esencial, una cuestión nacional”.

“Este país se ha convertido en otro distinto al que conocíamos”, destacó el periodista y escritor Alfredo Barnechea en uno de los paneles económicos del foro, patrocinado por Telefónica, Enagás, Repsol, Banco Santander y Ferrovial y que contó con el apoyo de Albavisión y el diario La República.

El Perú debe buena parte de su crecimiento económico a la aportación de la exportación de metales y minerales: seis de cada 10 soles que genera su sector exterior peruano provienen de la venta de estos productos. ¿Está el Perú anclado en un modelo obsoleto o es sostenible a futuro? El consejero delegado de Ferrovial, Íñigo Meirás, se apunta a la segunda tesis. “Australia y Canadá son dos ejemplos de países desarrollados, que han capeado bien la crisis y son muy dependientes de las materias primas. No es un modelo malo, pero es importante incorporar más ciudadanos a la clase media”. Familiar sí advirtió de que hay que mirar más allá de las materias primas. “No hay necesidad de cambiar de modelo, sino de diversificar”.

El presidente está de acuerdo. “Mi obsesión es la diversificación productiva”, explicó ayer Humala. “Somos un país bendecido por la naturaleza, pero nos hemos malacostumbrado a vivir de la herencia de la abuelita”. Otra prioridad es extender la prosperidad de las regiones costeras al resto del país. “El Estado peruano sufría de mal de altura”, afirmó el presidente. “Estamos cambiando eso. Estamos llevando el Estado a la sierra y a la Amazonia con carreteras, electrificación, saneamiento y cobertura de teléfonos”.

Estructuras para crecer

Uno de los sectores llamados a atraer inversión exterior es el de infraestructuras. Meirás es, por su experiencia, una voz autorizada. “En los últimos 15 años, el crecimiento del Perú ha ido por delante de la inversión en infraestructuras. La concentración en torno a Lima y El Callao es muy importante y eso es un problema para digerir el crecimiento mismo de las ciudades”. El primer ejecutivo de Ferrovial, una compañía que en 10 años ha pasado de no tener presencia en Perú a convertirlo en un mercado clave, reclamó un mayor desarrollo de modelos de inversión público-privada y destacó la avidez de las empresas españolas por invertir en el país latinoamericano.

El primer ministro peruano, Pedro Cateriano, aplaudió la gestión económica del Gobierno de Humala, al que recuerda, no apoyó al principio. “Es un hombre que cumple lo que promete”, señaló. Cateriano defendió la “economía social de mercado” como el modelo económico que se ha mostrado más efectivo en Perú: “ha traído progreso y ha logrado reducir la pobreza; esta es la vía por la que debemos continuar. Tenemos retos por delante, pero soy optimista”, concluyó.

Más información