Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ferrovial estudia 28 proyectos de autopistas por 35.000 millones

La compañía pujará por el nuevo aeropuerto de México, un proyecto de unos 5.300 millones

Autopista LBJ Express en texas (Estados Unidos).
Autopista LBJ Express en texas (Estados Unidos).

Ferrovial ha puesto en marcha una ofensiva inversora con el foco puesto en 28 proyectos internacionales de autopistas, fundamentalmente de peaje, que en su conjunto tienen un valor cercano a 35.000 millones de euros

La mayor parte de los proyectos analizados se van a desarrollar en Estados Unidos (EEUU), Canadá, Reino Unido, Australia y Latinoamérica (Perú, Colombia o Chile), según ha señalado en un encuentro con medios el consejero delegado de Ferrovial, Íñigo Meirás.

Del monto total de proyectos, doce de los cuales se licitarán a lo largo de este año, la compañía está precalificada en unos cinco.

Interés por Australia

Entre las grandes licitaciones de autopistas se encuentra la remodelación de una sección de la I-66 en Virginia (EEUU) por más de 2.500 millones o una autopista en Australia por 1.400 millones de euros. Precisamente en Australia, Ferrovial en consorcio con Acciona le disputan a ACS la carretera de circunvalación del norte de Toowoomba (Queensland) por 1.100 millones.

Después de la oferta fallida por la compañía australiana Transfield, Ferrovial sigue buscando oportunidades de compra en un país que facilita la exposición hacia Asia. "Ferrovial sigue muy pendiente del mercado australiano", aseveró el consejero delegado del grupo durante un encuentro con la prensa con ocasión de la presentación de los resultados anuales de la compañía. "No sólo por el mercado australiano, sino porque puede suponer una vía para lograr exposición en el mercado asiático", indicó.

Además, está previsto que se adjudique en unos días otro de los proyectos por los que puja Ferrovial, además de ACS. Se trata de la construcción de un túnel para la depuración de las aguas del río Támesis en Inglaterra y que tiene un valor de 680 millones.

En agosto o septiembre (3 o 4 meses antes de lo previsto) Ferrovial abrirá al tráfico la autopista tejana LBJ Express, que incorporará mejoras a la Interestatal 635 y a la 35E en el Condado de Dallas y que ha alcanzado una inversión de 1.985 millones.

Tras inaugurar en octubre de 2014, nueve meses antes de lo previsto, la autopista North Tarrant Express (NTE) en Texas, Meirás ha señalado que el tráfico está funcionando bien en estas 20 semanas de operación y que las tarifas han subido progresivamente.

También en EEUU, la compañía se encuentra pendiente de refinanciar la deuda de la autopista SH-130 en Texas, mientras se estudia la venta de la Indiana Toll Road, que se acogió a la suspensión de pagos y por la que puja Abertis. La propia Ferrovial podría optar a quedársela con una nueva oferta. Se espera que el proceso culmine en agosto.

Aeropuerto de Ciudad de México

En el negocio aeroportuario, Ferrovial prevé pujar por el contrato de construcción y posterior explotación del nuevo aeropuerto internacional de Ciudad de México, un proyecto estimado en unos 6.000 millones de dólares, (unos 5.300 millones de euros) que el Gobierno del país prevé licitar próximamente. También analiza las oportunidades en Colombia o Japón.

Ferrovial ya tiene perfilado un consorcio para pujar por este megaproyecto, que supone la construcción de una terminal diseñada por Norman Foster y dos pistas. El aeródromo, anunciado en septiembre del pasado año por el Ejecutivo mexicano, podría erigirse en uno de los mayores de la zona.

La compañía enmarca su interés por este aeropuerto en su estrategia de crecer en este negocio. El grupo, que cuenta con una participación del 25% en el londinense de Heathrow, acaba de hacerse, al 50% con Macquarie, con tres aeródromos regionales británicos (Glasgow, Aberdeen y Southampton) y recientemente entró en el proceso abierto por Japón para privatizar del aeropuerto internacional de Kansai.

Asimismo, la compañía intentó entrar como socio de referencia de Aena y participó en la puja por el nuevo aeropuerto de Santiago de Chile.

Ferrovial, cómoda con su participación en Heathrow Airport Holdings (HAH), sigue manteniendo que Aena es siempre una compañía interesante, aunque no ven factible entrar en su capital ni en 2015 ni en 2016 a los precios actuales.

Liberalización ferroviaria

El grupo estudia también la liberalización ferroviaria en España, pendiente de una posible bajada de cánones, constata una mejora en los plazos de pago (deuda vencida con las administraciones de 500 millones) y el posible retraso de los concursos públicos por las citas electorales.

La compañía, una de la diez empresas que cuenta con licencia de operador ferroviario, tiene una alianza con la británica First Group, para entrar en un mercado en el que, según Meirás, "salen los números" si Adif reduce el canon que cobra por circular por las vías y usar las estaciones.

Fomento ha diseñado una liberalización gradual del sector, de forma que en una primera fase, de unos siete años, sólo dará entrara a un operador privado, que sólo podrá competir con Renfe en un corredor, el AVE Madrid-Levante.

Por otra parte, esta semana Ferrovial ha recurrido en la Audiencia Nacional la multa de 13,61 millones puesta por la CNMC por un cártel en la gestión de residuos, según señaló Meirás..

Cuenta atrás en las radiales

El consejero delegado de Ferrovial, Íñigo Meirás, considera que si en 2015 no hay una solución que garantice la supervivencia de las ocho autopistas de peaje en concurso de acreedores, cinco de ellas caerán este año y entrarán en fase de liquidación.

En un encuentro con los medios, Meirás confía en que las partes involucradas lleguen a un acuerdo en el segundo semestre del año, ya que de lo contrario los vencimientos de deuda de muchas de ellas harían imposible su viabilidad y se verían abocadas a la liquidación.

Ferrovial, que gestiona la R-4 y la AP-36 (Ocaña-La Roda), tiene provisionado el 100 % de su inversión en estas autopistas, cerca de 270 millones de euros.

El Gobierno presentó el pasado año, por primera vez en el caso de las radiales R-3 y R-5, una propuesta de convenio a fin de levantar el concurso de estas carreteras y con el objetivo de asumir la gestión pública de las ocho concesionarias inmersas en una situación de insolvencia.

La propuesta de convenio recoge una quita del 50 % de la deuda, así como el pago en un plazo de 30 años.

Uno de los escollos es cómo y quién va a comprar la deuda que tienen contraída los bancos extranjeros con las sociedades concesionarias en concurso de acreedores. Sobre la mesa está aplicar también una quita del 50 %.

La ministra de Fomento, Ana Pastor, ha insistido en numerosas ocasiones en que el Gobierno no dedicará un euro de fondos públicos a rescatar a las concesionarias de autopistas de peaje y que el objetivo es llegar a una solución consensuada para evitar la liquidación y la responsabilidad patrimonial de la Administración (RPA) que conlleva la misma y que asciende a cerca de 4.000 millones de euros.

A finales de enero, la titular del departamento reconoció que sigue sin haber confluencia entre los bancos y las concesionarias, y manifestó que "ojalá exista un acuerdo pronto porque es muy necesario".

En este contexto, el Gobierno sigue manteniendo reuniones con los bancos y operadores para llegar a una solución.

El tráfico en las autopistas de peaje repuntó un 2,39 % en 2014, el primer crecimiento que registra este indicador desde hace ocho años, aunque encadena un descenso del 31,5 % desde los máximos que alcanzó en 2006, antes del estallido de la crisis.