Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Alemania y Francia son responsables de la mala economía en Europa”

El economista francés superventas presenta en la FIL la edición en castellano de 'El capital' en el siglo XXI

Thomas Pikkety en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara
Thomas Pikkety en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara

La feria de las letras ha tenido este jueves como estrella a un miembro del mundo de los números. Thomas Piketty, el economista francés que desencadenó este año una discusión mundial con El capital en el siglo XXI desembarcó en Guadalajara para abarrotar las salas y causar largas filas con la presentación de su libro, editado en castellano por el Fondo de Cultura Económica (FCE).

Piketty se sentó ante los periodistas horas después de que al otro lado del mundo Angela Merkel, la canciller alemana, admitiera en Berlín que Europa “no es ahora mismo una tierra de futuro para los jóvenes” por las altas tasas de desempleo a las que se enfrentan. “Esto es extremadamente preocupante y tendrá consecuencias a muy largo plazo”, dijo el economista. “Me da gusto que Merkel se dé cuenta de ello. El problema es que esto se debe a las malas políticas que ha impuesto su Gobierno. Francia y Alemania son responsables de la mala situación económica en Europa”, ha señalado el académico de la École d’Economie de París.

Piketty ha afirmado que las decisiones “egoístas” tomadas por Berlín y París, que obligaron a países como Italia y a España a pagar tasas de interés de entre un 5 y un 6% mientras ellos la mantuvieron en el 0%, lo que terminó afectando a la eurozona. “En toda Europa hay un crecimiento muy bajo, la inflación está cercana a cero y es muy difícil reducir las grandes deudas públicas”, ha dicho.

En toda Europa hay un crecimiento muy bajo, la inflación está cercana a cero y es muy difícil reducir las grandes deudas públicas

El francés cree que la eurozona ha tomado muy malas decisiones basadas en una draconiana austeridad. Propuso que el parlamento europeo discuta una vuelta a las políticas antiguas, además de buscar nuevos modelos locales de participación económica entre los entes públicos y privados.

"No es posible tener una sola moneda cuando tienes 18 deudas públicas, dieciocho tasas de interés y diferentes sistemas fiscales que están en competencia los unos con otros", dijo.

La opacidad en México

Era de esperarse que a Piketty le harían alguna pregunta sobre México, un país que ejemplifica a la perfección el fracaso de las políticas de combate a la desigualdad. El francés presentó su libro en una nación que al mismo tiempo cuenta entre sus ciudadanos a uno de los hombres más ricos del mundo y a 53 millones de personas viviendo en la pobreza (el 52% de la población, más o menos).

El caso latinoamericano, sin embargo, no se encuentra reflejado en el texto porque el autor y quien le ayudó con las cifras de América Latina y España, Facundo Alvarado, no encontraron datos suficientes para defender la teoría del libro: que el capitalismo concentra la riqueza en cada vez menos manos. En el caso mexicano, el Gobierno suele reservar esta información para preservar la confidencialidad y seguridad de los contribuyentes.

“El impuesto sobre la renta se creó en México en 1925, pero incluso ahora es difícil tener estadísticas. En Brasil apenas tenemos acceso a los datos fiscales”, admitió Piketty, que se disculpó porque la región está poco representada en su libro.

“México tiene mucho que ganar si se transparenta esto. Hay mucha opacidad en el tema financiero”, añadió. El economista sugirió al Gobierno mexicano para que publique información más detallada sobre el sistema fiscal y el número de personas que pagan por cada categoría de impuestos. “Así nos daríamos cuenta de por qué el sistema no funciona como debiera”, agregó.

Piketty dijo que México necesita una política tributaria más progresiva con tasas más altas para las mayores fortunas y reducir la carga impositiva al consumo. También propuso la creación de nuevos gravámenes vigentes en economías más desarrolladas. “Se debe introducir un impuesto a las herencias. Se creó en el mundo en los años veinte y se redefinió en los sesenta”.

El economista súperventas tendrá una oportunidad de sugerir su idea a quien tiene la posibilidad de hacerla realidad. En los próximos dos días visitará el Senado mexicano, además de las universidades más prestigiosas en la Ciudad de México. Su libro ha sido un hito para el FCE, que ya ha comenzado una primera reimpresión -la primera edición salió en noviembre- en Argentina, Colombia, España y México.