Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Argentina ofrece pagar a los acreedores en Francia y sortear el bloqueo de EE UU

El kirchnerismo logra que el Senado apruebe su proyecto de ley de canje de deuda

El kirchnerismo ha aceptado algunas modificaciones a su proyecto de ley de canje de deuda para pagar los vencimientos de intereses que el 30 de julio pasado no ha podido abonar en EE UU, Reino Unido y Japón por el bloqueo judicial norteamericano. Horas antes de que este miércoles comenzara la discusión de esa iniciativa en el pleno del Senado, el gubernamental Frente para la Victoria (FpV) tomó una de las ideas del peronismo opositor e incorporó la opción de que los acreedores no solo puedan cobrar en Argentina sino también en Francia, país que apoyó a Buenos Aires en el juicio en EE UU.

Argentina ha cumplido ya un mes con su crisis de deuda a cuestas tras el fallo de la justicia de EE UU que le ha impidido pagar a la mayoría de acreedores que aceptó la reestructuración de 2005 y 2010 en Nueva York, Londres y Tokio hasta que abone una sentencia a favor de una minoría de inversores, encabezados por los llamados fondos buitre, que rechazaron aquella refinanciación. El Gobierno de la peronista Cristina Fernández de Kirchner se ha negado a pagar a los buitres con el argumento de que los que aceptaron la reestructuración hubieran podido reclamar el mismo tratamiento. Para esquivar el impago de la deuda reestructurada, Fernández anunció hace unas semanas que enviaría un proyecto de ley para abonarla en Argentina. Ahora suma la opción de Francia, que junto con Brasil y México se habían presentado este año ante el Tribunal Supremo de EE UU para defender la posición de Buenos Aires ante los buitres, dado su eventual impacto negativo en futuros canjes de deuda de otros países. Durante el proceso judicial, incluso el Gobierno de Barack Obama se había manifestado a favor de la postura del de Fernández. La oferta de pago en Francia busca mejorar el atractivo del canje de deuda.

Pero el cambio en el proyecto de ley del kircnerismo no ha convencido al principal líder del fragmentado peronismo opositor y candidato presidencial para las elecciones de 2015, el diputado Sergio Massa, que había propuesto el pago en París. "No alcanza con agregar Francia como lugar de pago. Es un cambio mínimo”, dijo Massa, que también propone que se le ofrezca a los acreedores pagarles en Uruguay o con otros bonos en el propio territorio norteamericano. El diputado también apoyó a un par de izquierda, Claudio Lozano, que reclama que se investigue el presunto tráfico de influencias del vicepresidente del Ejecutivo y presidente del Senado, Amado Boudou, en la reestructuración de 2010. Este miércoles, al iniciarse la sesión en el Senado, legisladores de la oposición volvieron a pedir que Boudou dejara de dirigir ese cuerpo porque ya pesan sobre él dos procesamientos por presunta corrupción, pero el kirchnerismo se opuso a esa moción.

Argentina dice que China y más de 130 países en desarrollo apoyarán su proyecto para reestructuraciones soberanas

El Fpv y sus aliados contaron el voto favorable de 39 senadores, dos más que los necesarios para lograr la mayoría absoluta y aprobar el proyecto de canje de deuda. La fragmentada oposición votará en contra o se abstendrá. La iniciativa solo se convertirá en ley cuando antes de finales de septiembre sea debatida en la Cámara de Diputados, en la que el kirchnerismo y sus aliados suman 134 escaños, cinco más que los requeridos para aprobarla.

El Gobierno argentino, mientras tanto, promueve un nuevo mecanismo obligatorio para ordenar futuras reestructuraciones de deuda de países. El pasado viernes, los ministros de Relaciones Exteriores, Héctor Timerman, y de Economía, Axel Kicillof, anunciaron que el próximo día 16 China y el Grupo de los 77 (G77, que agrupa a más de 130 países en vías de desarrollo) apoyarán en la ONU un proyecto de Buenos Aires para crear ese marco normativo. Ese mismo día, la banca internacional nucleada en la Asociación Internacional de Mercado de Capitales (ICMA, según sus siglas en inglés) acordó nuevas reglas voluntarias para las reestructuraciones soberanas, de modo de evitar que se repitan conflictos como los que han generado los buitres contra Argentina.