Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno confía en rebajar el déficit en 0,15 décimas por la revisión del PIB

El Ejecutivo remitirá a Bruselas las cuentas con la nueva metodología en septiembre

El ministro de Hacienda Cristóbal Montoro en el Congreso.
El ministro de Hacienda Cristóbal Montoro en el Congreso.

El Gobierno ha mantenido contactos con Bruselas antes de cerrar los datos de déficit público. Hace unos días les avanzó una cifra provisional, pendiente de algunos ajustes, sobre la que podría rondar el desfase presupuestario del conjunto de las Administraciones Públicas en 2013. Esta cifra rondaba el 6,7% del PIB —el objetivo impuesto por Bruselas es del 6,5%— pero el dato no es definitivo.

La Comisión Europea no puso muchas objeciones en la ligera desviación avanzada por España sobre las cuentas de 2013. En primer lugar, porque el análisis del déficit estructural —excluyendo los efectos del ciclo económico— cuadra con lo esperado. Y en segundo, porque el Ejecutivo español ha avisado a las autoridades comunitarias que está revisando la metodología estadística del producto interior bruto, lo que podría conllevar un aumento del PIB y en consecuencia un descenso de unas 0,15 décimas del déficit público.

El problema es que la nueva metodología para calcular la riqueza nacional no estará lista hasta después del verano. Por lo que el dato que envie el Ejecutivo a Bruselas en las próximas semanas aún no recogerá la revisión del PIB y será unas décimas superior al definitivo, que se remitirá en septiembre.

La aplicación del nuevo SEC 2010 —las reglas de contabilidad pública europeas—, que se incluirá en la notificación de septiembre, va a tener cambios metodológicos y estadísticos en el cálculo del PIB. Como resultado, las cifras que se manden a final de septiembre a la Comisión sobre el cierre presupuestario de 2013 tendrán un margen adicional estimado en 0,15 puntos de PIB sobre la primera notificación que realizará en los próximos días.

No obstante, en el Ejecutivo consideran que han logrado contener el déficit en el entorno del objetivo. Además, recuerdan que la contabilidad nacional aún no está cerrada e insisten en que tanto la Comisión, como los mercados y los inversores dan la cifra por buena.

Las previsiones de la Comisión Europea pasan porque el agujero en las cuentas públicas del conjunto de las administraciones alcance el 7,2% del PIB incluidas las ayudas a la banca —el 6,7% sin ellas—. El objetivo impuesto por Bruselas estaba en el 6,5%.

Fuentes gubernamentales advierten de que la Intervención General del Estado (IGAE) aún no ha cerrado las cifras y podría fluctuar unas décimas. Además, en el Ministerio de Hacienda citan al ministro para precisar: "No muera usted por la décima", como dijo Cristóbal Montoro en una entrevista en EL PAÍS hace unos meses.