Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España repite como primer beneficiario de los préstamos del BEI

El Banco Europeo de Inversiones aumenta en un 32% su financiación a proyectos españoles

La entidad pública fija como objetivo prioritario los países del arco mediterráneo

El presidente del Banco Europeo de Inversiones (BEI), Werner Hoyer Ampliar foto
El presidente del Banco Europeo de Inversiones (BEI), Werner Hoyer EFE

El brazo financiero de la Unión Europea, el Banco Europeo de Inversiones (BEI) volvió a situar a España a la cabeza de sus inversiones en 2013. En total, la entidad destinó 10.656 millones de euros a la financiación de proyectos españoles, lo que supone un 14,9% del total de fondos asignados y un incremento del 32% sobre 2012. El liderazgo de España en la tabla de receptores de financiación no es coyuntural, ya que en el período 2009-2013 recibió el 14,2% del total asignado (47.764 millones). Por detrás de España, Italia (13,1%) y Alemania (10,6%) se situaron como principales destinos de las inversiones del BEI, a gran distancia del resto de Estados miembros.

La entidad con sede en Luxemburgo ha expuesto hoy en Bruselas sus prioridades para el presente ejercicio: los proyectos centrados en la generación de empleo en los países que más han sufrido la crisis económica —especialmente aquellos enfocados a la lucha contra el paro juvenil—, la reactivación del crédito en las pymes y la inversión en I+D. Dada la importancia de España como receptor de financiación y las necesidades específicas de su aún anémica economía, el presidente del BEI, Werner Hoyer, ha destacado la colaboración “especialmente activa” con las autoridades nacionales.

“Creo que los vectores en España van en la buena dirección, la economía española se está recuperando en muchos aspectos, incluido en el campo de I+D, en el que tiene un gran potencial de liderazgo”, ha recalcado Hoyer. El entusiasmo del ejecutivo del BEI contrasta, en cambio, con el tibio incremento del 1,3% de las inversiones en este capítulo que se contempla en los Presupuestos Generales del Estado de 2014.

En los últimos cuatro años, los principales receptores de préstamos del BEI en España fueron el sector de transporte y comunicaciones (35% del total), financiación de pequeñas y medianas empresas (24%) y energía (15%). En 2013, la entidad financió 111 proyectos en España, entre los que destacan varias líneas de préstamos ICO (más de 1.800 millones en total); iniciativas públicas de I+D (625 millones); el almacén de gas Castor, liderado por la constructora ACS y actualmente paralizado (500 millones); iniciativas del ministerio de Fomento para mejorar la seguridad de las carreteras (465 millones); los tramos del AVE en Euskadi (400 millones) y un plan de la empresa francesa de telecomunicaciones Orange para hacer llegar conexiones de internet de banda ancha a zonas rurales de la Península(400 millones).

En clave europea, los responsables del BEI han remarcado su vocación de apoyo al crecimiento y el empleo, dada la debilidad de la pujanza inversora en la UE. “Las inversiones permanecen por debajo de los niveles anteriores a la crisis y esto está debilitando el potencial de crecimiento de los Estados miembros”, ha advertido Hoyer. Sin embargo, la preocupación del dirigente de la entidad no se circunscribe únicamente a la formación bruta de capital y a los bienes de equipo. “Europa debe aumentar su inversión en tecnología e innovación hasta los niveles de los líderes en este segmento: EEUU, Japón y Corea del Sur”. En caso contrario, vaticinó Hoyer, el continente no podrá mejorar su competitividad y corre el riesgo de “quedarse atrás” respecto al resto de economías desarrolladas.

Un llamamiento a solucionar el conflicto del Canal de Panamá

El presidente del BEI, entidad que participa en la expansión del Canal de Panamá con un préstamo de 359 millones de euros, ha hecho un llamamiento al consorcio liderado por la constructora española Sacyr y al Gobierno panameño para que alcancen un acuerdo que permita reanudar las obras del principal proyecto de ampliación de la vía. “Es de vital importancia que este proyecto finalice con éxito”, ha añadido Hoyer. “Nuestro socio es la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) y ellos no han violado el contrato con el banco; al BEI no le afecta”.

Por el contrario, el ejecutivo ha tildado de “grande” el conflicto entre la autoridad y Sacyr y ha subrayado la “enorme” importancia estratégica del proyecto para la UE. “No nos corresponde a nosotros decidir si la disputa está justificada o no”, ha zanjado Hoyer. Sobre la posibilidad de que la institución que preside pudiera aportar una línea financiera para lograr que el proyecto llegue a buen puerto —tal y como se ha dejado caer desde ámbitos comunitarios—, Hoyer se ha limitado a señalar que, por el momento, no ha recibido “ninguna solicitud”.

Más información