Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ICO financió a las Administraciones tras lograr 20.000 millones del BCE

El banco público acudió a la subasta de liquidez del banco emisor y luego prestó dinero para vencimientos de deuda y pago a proveedores de las comunidades

El ministro de Hacienda Cristobal Montoro y el ex presidente de la FEMP, Juan Ignacio Zoido, en la presentación del plan de proveedores.
El ministro de Hacienda Cristobal Montoro y el ex presidente de la FEMP, Juan Ignacio Zoido, en la presentación del plan de proveedores. EL PAÍS

El Gobierno de Mariano Rajoy buscó el año pasado un atajo ante la estrechez en los mercados financieros. El Instituto de Crédito Oficial (ICO) acudió a la ventanilla del Banco Central Europeo (BCE) para pedir prestados 20.000 millones de euros con los que financió al Estado y a las comunidades autónomas, según se desprende de la cuentas anuales y el informe de gestión registradas ayer en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). La entidad pública justifica esta apelación al BCE por “la situación de los mercados de deuda”. Fuentes del ICO señalan que la entidad acudió al BCE de forma excepcional ante las dificultades del mercado como hicieron las demás entidades españolas.

El Instituto de Crédito aumentó también su cartera de deuda pública

Con esa cantidad la entidad presidida por Román Escolano tuvo holgura para financiar a las Administraciones. El BCE tiene prohibido financiar a los Estados miembros del euro, pero el ICO sí puede hacer un rodeo: captar dinero para el Eurobanco y prestarlo al sector público. Así, aportó 6.386 millones de euros al Plan de Pago a Proveedores, el instrumento ideado por el Gobierno para que las comunidades y los Ayuntamientos pudieran pagar las facturas pendientes. Este fondo logró reunir en total 27.031 millones de euros con aportaciones de otras entidades y sirvió para liquidar 5,5 millones de facturas a más de 135.000 proveedores.

El ICO también puso en marcha a principios del año pasado una línea de financiación para atender vencimientos de deuda financiera de las comunidades a la que destinó 5.332 millones de euros. Durante el primer trimestre del año pasado las autonomías vivieron un episodio de ahogamiento financiero, los mercados estaban cerrados y tenían que afrontar importantes vencimientos de deuda. El Gobierno salvó este primer episodio de agonía financiera de las comunidades a través de su banco público, el ICO. Meses más tarde puso en marcha el Fondo de Liquidez Autonómico (FLA), el fondo de rescate para los Gobiernos regionales que no pudieran salir a los mercados. El ICO intervino en este fondo como gestor pero sin aportar más recursos.

El informe anual del instituto público revela que el saldo de los préstamos incluidos en el epígrafe “Administraciones Públicas” pasó de 4.790 a 16.283 millones de euros. Aunque si se añaden los créditos otorgados a “otros organismos públicos” y los préstamos a “otros sectores garantizados por el Estado” el importe asciende a 22.679 millones. La Administración central es la que recibió más préstamos del ICO, con 6.889 millones, aunque en esta cantidad se incluye la aportación del banco público al Plan de Pago a Proveedores. La entidad obtuvo 284 millones de comisiones por su gestión en el Plan de Proveedores (173 millones) y en el FLA (101 millones).

Los préstamos a pymes de la entidad bajaron un 5% respecto a 2011

Además, las cuentas anuales del ICO reflejan que la cartera de inversión a vencimiento en títulos de las Administraciones Públicas españolas pasaron de 3.563 a 17.730 millones de euros el pasado año, lo que muestra de nuevo cómo el organismo sirvió para financiar al Estado. Lo que no se sabía es que para ello contaba con esos 20.000 millones de euros a tipos de interés inferiores al 1%.

La entidad pública reconoce en su informe de gestión las dificultades de los mercados financieros durante el año pasado. “La crisis financiera que está afectando a mercados internacionales y nacionales ha provocado una contracción muy significativa de los mercados financieros y, por tanto, una disminución significativa de las diversas fuentes de captación de financiación de las entidades financieras internacionales y nacionales”.

El ICO justifica que pide más créditos para evitar problemas de liquidez. “Debido a la nueva situación existente, se han tomado a lo largo del ejercicio 2012 las decisiones encaminadas a adaptar al ICO a la nueva situación de cara a garantizar que este disponga de la liquidez necesaria que le permita atender puntualmente todos sus compromisos de pago”, añade el informe.

Mientras el ICO aumentaba la financiación para las Administraciones, el saldo de los préstamos a pymes caía. A 31 de diciembre de 2012 ascendió a 17.565 millones de euros, frente a los 18.495 millones del ejercicio precedente, lo que supone un descenso del 5% respecto a 2011.

Más información