Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La industria alimentaria sucumbe a la crisis del consumo y reduce sus ventas

La facturación de las empresas de bebidas y alimentos caen en 2012 un 2,68%

Desparecen 138 empresas y se reduce el empleo un 1,7%

Una clienta frente a las estanterías de un supermercado
Una clienta frente a las estanterías de un supermercado EFE

La industria alimentaria, uno de los grandes bastiones frente a la crisis en España, en 2012 no aguantó una segunda recesión y experimentó una caída en las ventas del 2,68%, hasta los 82.298 millones de euros frente a los 88.673 del ejercicio anterior. El incremento de un 9,4% de las exportaciones hasta los 22.078 millones de euros no ha sido suficiente para compensar una caída la demanda interior, cifrada en un 3% los hogares y del 4% fuera de los mismos. Desparecieron 138 empresas el año pasado y se redujo el empleo un 1,7%, según datos del Informe Económico 2012 de la Federación de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB), presentado esta mañana en Madrid.

Este volumen de ventas registrado el pasado ejercicio está por debajo de los niveles de 2008, cuando era de 87.600 millones de euros. La producción industrial en el mismo periodo registró un descenso del 14,9% en alimentación y del 10,8% en bebidas. La diferencia entre la gran caída en la producción y una más leve en ventas se explica, según FIAB, porque parte importante de ese volumen de ventas ha correspondido en realidad a la salida de stock existencias ya fabricadas con anterioridad.

En la presentación del informe anual participaron también el catedrático de análisis económico de la Universidad Complutense de Madrid Simón Sosvilla y el director del sector agrario de La Caixa, Josep Fernández. Repasaron el estudio y subrayaron la importancia de la internacionalización del sector, pero también apuntaron a la enorme atomización del sector: el 96,2 % de las empresas de esta industria son pymes. Solo 59 compañías (el 0,2 % de un total de 29.196) tienen más de 500 empleados.

La industria agroalimentaria, destacó director general de FIAB, Horacio González, pese a estar sufriendo en esta "segunda recesión", ha sabido mantener el empleo, ya que, pese a que las ventas cayeron casi el 2,7% el empleo solo se redujo en 1,7%. Las empresas de este sector empleaban en 2012 en total a 439.675 trabajadores, lo que significa que suponen el 20% del empleo industrial en España.

Un sector líder pese a la caída

A pesar de esta evolución negativa de las ventas, la industria alimentaria se mantiene como uno de los principales sectores en el conjunto de la actividad económica con 440.000 trabajadores que suponen el 20% de todo el empleo industrial. En 2012, a pesar de la crisis, la industria alimentaria se ha convertido en un refugio de empleo con unos niveles de paro la mitad que la media del resto del país.

En 2012 el sector mantiene su proceso de ajuste y concentración con una reducción de empresas del 0,47% hasta 29.196. sociedades. A pesar de ello, se mantiene como una actividad muy atomizada donde solamente 59 firmas tienen más de 500 empleados y el 98,2% son pequeñas o medianas empresas.

La evolución de la marca de la distribución constituye uno de los problemas a los que se enfrenta la industria al suponer en 2012 el 41,5% de las ventas frente al 34,3% de 2010. Con este porcentaje, España se sitúa a la cabeza de los países comunitarios en el peso de las marcas blancas, un 5,9% por encima de la media comunitaria.

Agricultura no quiere cargar con más impuestos

La secretaria general de Agricultura, Isabel García Tejerina, que participó en la presentación, expuso los tres pilares sobre los que la Administración está basando su política de apoyo a la industria alimentaria como un sector estratégico de la economía. Estas líneas se concretan en un plan para la internacionalización del sector, el desarrollo de una política equilibrada en la nueva ley de la cadena alimentaria y un plan de innovación.

García Tejerina se mostró, además, en contra de una subida de impuestos a las tasas especiales que gravan bebidas alcohólicas. Justificó las medidas del Gobierno, apelando a la herencia recibida en forma de gasto extra del Gobierno anterior. Sin embargo, señaló que preferiría que la necesidad de recursos extra no impactara en el Ministerio del que forma parte.

Según el secretario general de FIAB, Horacio González, para el sector es también fundamental frenar las pretensiones impositivas de varias comunidades autónomas, una recuperación de la confianza de los consumidores en un momento de caída de rentas en los hogares, reformas estructurales como la defensa de la unidad de mercado, un plan de internacionalización y la apuesta por la innovación y la formación.