La Comisión Europea empeora la previsión económica de Rajoy para 2013

La Comisión da dos años más a España, y también a Francia, para la consolidación fiscal La previsión de déficit para 2013 (6,5%) y 2014 (7%), no contemplan el último ajuste "Hay que llevar el crédito a las pymes", admite el comisario de Economía, Olli Rehn

Vídeo: El País-live (overonaelpais)

La Comisión Europea acaba de publicar sus nuevas previsiones económicas. Los cambios respecto a las hechas el pasado invierno son escasos, aunque sí anticipan un pronóstico ligeramente más pesimista que el del Gobierno para la evolución económica este año. Bruselas, que también ha insistido en que dará dos años más para reducir el déficit, cree que el PIB retrocederá un 1,5%. Y que el déficit público rondará el 6,5% del PIB. En ambos casos, dos décimas más que lo anticipado por el Gobierno de Rajoy para 2013.

La brecha entre las previsiones de déficit de la Comisión Europea y las del Ejecutivo español —leve para este año y más profunda para el próximo— se explica principalmente porque Bruselas aún no ha incorporado a su análisis el plan de reformas que el Ejecutivo acaba de enviarles ni los 3.000 millones de ajuste adicional previstos para este año. A la espera de esa actualización, la Comisión ha bajado considerablemente el tono con España, a la que simplemente pide —al menos de momento— que continúe con las reformas pendientes.

La cifra de 2013 revela que Bruselas otorga credibilidad a los números del Gobierno. Para llevar el déficit público al 6,3% a final de este año, Rajoy ha anticipado un ajuste adicional de 3.000 millones (recortes de gastos públicos y subida de impuestos medioambientales y especiales), con lo que el pronóstico de Bruselas sobre el PIB español, ya peor que el del Gobierno español (-1,3%), se situará entre el -1,6% y el -1,7%.

Fuente: Eurostat, FMI y Gobierno de España.
Fuente: Eurostat, FMI y Gobierno de España.EL PAÍS

Para analizar la de 2014, aún muy alejada, habrá que esperar a que el impacto de ese plan de reformas se incorpore. El Ejecutivo de Rajoy acaba de anunciar que prorroga todas las subidas temporales de impuestos (IRPF, sociedades, IBI) que iban a caducar en el próximo año. Al no haber incorporado aún esa notable subida de impuestos, Bruselas mantiene todavía que el PIB crecerá un 0,9% y que el déficit público escalará al 7% del PIB. Cuando incluya el ajuste, la previsión europea se situará en el entorno de la del Gobierno español, aunque está por ver si la Comisión coincide en que el PIB crecerá un 0,5% y el déficit público bajará al 5,5% en 2014, el vaticinio que figura el cuadro macroeconómico español. La Comisión evaluará el proyecto a finales de mayo.

Más información
El Gobierno aplaza la recuperación a 2016
Rajoy admite que se destruirán 1,3 millones de empleos en la legislatura
Bruselas da dos años más a España para el déficit

También en niveles de paro los dos diagnósticos están próximos, aunque ahí la valoración es muy negativa. El vicepresidente Rehn citó a España y Grecia como países con un "insoportable nivel de desempleo" y lanzó un llamamiento inusualmente claro a aliviarlo. "Los países deben hacer todo lo que sea necesario para reducirlo". La recomendación choca, eso sí, con el recetario de políticas que Bruselas recomienda para reducir el déficit y la deuda y con algunas de las medidas que está adoptando el Gobierno español para reducir los desequilibrios: el recorte de las políticas activas de empleo, claves para la reinserción laboral.

Más allá de España, Francia ha acaparado toda la dureza en el discurso económico de la Comisión Europea. Rehn ha empezado reconociendo la necesidad de otorgarle dos años más para corregir sus desequilibrios fiscales, pese a ser bastante modestos en comparación, por ejemplo con los españoles (3,9% para este año y 4,2% para el próximo, según Bruselas). El vicepresidente se alejó por un momento del siempre ambiguo lenguaje comunitario para tildar de "excesivamente optimistas" las previsiones económicas de Francia y pedirle "un esfuerzo mayor" para aliviar las cifras. "Más importante aun que la consolidación fiscal es un fuerte y renovado énfasis en las reformas estructurales", subrayó Rehn, que puso como ejemplo la laboral, la de las pensiones y la de los servicios.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS