Pemex abre nuevos horizontes en China

La petrolera estatal mexicana aumenta su presencia en Asia y busca reducir su dependencia de Estados Unidos

Peña Nieto, en su visita oficial a China.
Peña Nieto, en su visita oficial a China.PRESIDENCIA DE MÉXICO

Pemex, la petrolera estatal mexicana, la séptima del mundo en su sector, ha firmado recientemente contratos con empresas asiáticas para la comercialización de crudo, lo que le abre nuevos mercados y reduce su dependencia con Estados Unidos, país que le compra a día de hoy el 72.6 por ciento de las exportaciones.

El director general de la compañía, Emilio Lozoya, acordó con la empresa china Unipec una venta diaria de 30.000 barriles durante los siguientes dos años. Supone un ingreso de tres millones de dólares al día. Será la primera vez que México exporte crudo de manera constante a ese continente. En el pasado se había limitado a enviar algunos cargamentos de forma esporádica.

Estos acuerdos forman parte también de la estrategia del presidente Enrique Peña Nieto de acabar con la brecha comercial que existe entre México y China. El país asiático exporta productos por valor de miles de millones de dólares a Latinoamérica pero no ocurre lo mismo en sentido contrario. La industria china tiene una gran presencia en el mercadeo de hierro, acero, componentes electrónicos y hasta de piezas para la industria automotriz mexicana pero las exportaciones del país hacia Asia son mínimas.

“México va a ser mucho más agresivo en su comercio con China, sobre todo cuando forme parte del Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP), algo que ocurrirá en breve”, reflexiona el economista Samuel García. El experto también invita a no olvidar que los directivos de Pemex están pensando en la reforma energética propuesta por el gobierno, que podría abrir la compañía a inversión extranjera. Es una de las grandes apuestas de este sexenio. “Eso requiere de grandes capitales y no hay nadie mejor para eso hoy en día que China”, añade. Peña Nieto, de hecho, realizó una gira de seis días por China y Japón acompañado por miembros de su gabinete.

De esta manera la petrolera mexicana también reduce la dependencia de Estados Unidos como principal cliente. El país norteamericano ya ha anunciado que comprará menos crudo importado porque se abastece de sobra y cuenta ahora mismo con una gran capacidad de refinación. “Eso ha obligado a México a diversificar los mercados. No puede arriesgarse a depender de un solo socio”, puntualiza García.

Con otras dos corporaciones, CNCP y Xingxing, Pemex firmó acuerdos de cooperación en investigación y desarrollo tecnológico. En Japón, Lozoya se entendió con Mitsui para trabajar conjuntamente en un proyecto para construir un gaseoducto hasta Sinaloa, a través del cual se importarán 770 millones de pies cúbicos de gas natural, de acuerdo con Pemex, provenientes de Estados Unidos a menor costo que en la actualidad. La operación tiene un costo de 460 millones de dólares. La idea es hacer más competitivo el suministro de gas a industrias como la petroquímica, la automotriz, la siderúrgica y la de fertilizantes.

Los japoneses también están interesados en participar en el proyecto de Los Ramones. Un gaseoducto que va desde la frontera norte de Tamaulipas a esa población de Nuevo León, y desde ahí a Guanajuato. Está previsto su desarrollo para 2014. Ambas empresas también invertirán 800 millones de dólares en explorar desarrollos.

Estos acuerdos forman parte del giro que propone el Gobierno para la petrolera, una de las principales del mundo y que cuenta además con unas grandes reservas de gas. No obstante, el país importa gasolina y gas. Pemex representa un tercio de los ingresos del Estado, lo que ha derivado en que el monopolio tenga poca capacidad de modernización o de invertir en otras áreas de negocio. Su producción cayó de 3,4 millones de barriles al día a los 2,6 actuales. La aventura asiática busca revertir esta tendencia.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Juan Diego Quesada

Es el corresponsal de Colombia, Venezuela y la región andina. Fue miembro fundador de EL PAÍS América en 2013, en la sede de México. Después pasó por la sección de Internacional, donde fue enviado especial a Irak, Filipinas y los Balcanes. Más tarde escribió reportajes en Madrid, ciudad desde la que cubrió la pandemia de covid-19.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS