La luz, los medicamentos y la gasolina moderan la inflación en enero al 2,7%

Los sindicatos denuncian que los ciudadanos son los que están pagando el ajuste La variación mensual arroja un retroceso del 1,3%, el más abultado en medio siglo Los impuestos condicionan al alza el tabaco y el gas natural. También sube la alimentación

Una mujer compra en un mercado madrileño.
Una mujer compra en un mercado madrileño.EFE

El INE ha confirmado esta mañana que la inflación moderó su subida en el arranque del año pese a las sorpresas que más de uno se han llevado al ir a llenar el depósito de gasolina, al pagar la factura del gas o al llenar el carro en el supermercado. Según los datos que ha publicado la oficina de estadística el Índice de Precios al Consumo (IPC) avanzó un 2,7% en enero con respecto al mismo mes del año anterior cuando en diciembre, esta tasa arrojaba un alza del 2,9%. La cifra eleva en una décima el adelanto que dio el INE a finales de enero.

Pese al frenazo, los sindicatos han denunciado que la subida del 2,7% del IPC demuestra que el coste del ajuste de la economía española está recayendo "íntegramente" sobre los ciudadanos, que tienen que hacer frente a la subida de precios e impuestos en medio de una política de contención de salarios, donde tampoco se revalorizan las pensiones y se deja a los funcionarios sin paga extra.

UGT, además, denuncia que en contra de la moderación pactada por empresarios y sindicatos en el II Acuerdo Interconfederal de Negociación Colectiva (AENC), los márgenes empresariales "no están teniendo la contención debida". CC OO, de su lado, destaca que esta falta de control de precios afecta en particular a los trabajadores que perciben salarios más bajos, a los que la inflación afecta de manera más regresiva.

El descenso de la tasa interanual del IPC, explica el INE, se debió principalmente a que los costes relacionados al mantenimiento de la vivienda moderaron su ritmo de subida hasta el 4,4% interanual. La razón fue que la factura de la luz, pese a que han subida las tarifas, ya no viene acompañada por el ajuste adicional que provocó la sentencia del Supremo. El Alto Tribunal anuló la suspensión de los peajes que el Gobierno aprobó en agosto de 2012 y obligó a cobrar la parte proporcional que no se había pagado desde entonces, lo que ha pesado más para las estadísticas que el encarecimiento del 3% de media que han sufrido las tarifas.

Además de la vivienda, también el transporte tiró hacia abajo de la inflación porque los precios de los carburantes y lubricantes, que también subieron en enero, lo hicieron en mayor proporción en este mismo mes de 2012. Fuera de la energía, el abaratamiento del calzado permitió contrarrestrar el alza de los alimentos, que subieron un 4,3% en los frescos. Destaca el repunte de dos puntos del aceite, hasta el 18%.

El caso de los medicamentos, que fueron el tercer componente de la cesta de la compra que, según el INE, permitieron al IPC echar el freno, también necesita de una explicación. Estos productos se han encarecido de forma considerable para el consumidor en los últimos meses por culpa del copago farmacéutico. De hecho, siguen encareciéndose a un ritmo superior a los dos dígitos, pero también por factores judiciales —la decisión del Constitucional de suspender la aplicación del euro por receta—, han moderado su escalada en un punto porcentual, hasta el 12,1%.

Estos factores son los que explican, principalmente, que los precios hayan iniciado la tendencia a la moderación augurada tanto por el Gobierno como por los expertos, que calculan que el IPC seguirá a la baja a lo largo del año hasta acabar 2013 cerca del 2%. Lo que no entraba en sus planes es que perdiera intensidad tan pronto, menos aún cuando en el arranque de 2013 se acumularon incrementos en tarifas de la luz, el transporte público, peajes o tasas aeroportuarias.

Por su parte, el IPC ha descendido en enero el 1,3% en tasa mensual por el efecto de las rebajas. Este es el mayor descenso intermensual registrado en más de medio siglo. Mientras, la inflación subyacente (sin alimentos no elaborados ni productos energéticos) ha aumentado una décima y se ha situado en el 2,2%, lo que no cuadra con el hecho de que la economía española esté en recesión y el consumo no levante cabeza. Por último, el IPC a Impuestos Constantes (IPC-IC) se situó en enero en el 0,6% en tasa interanual, más de dos puntos por debajo de la del IPC. Esta diferencia, que en diciembre era de dos puntos, ha aumentado a causa del incremento de los impuestos especiales del tabaco y el gas.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS