Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La hotelera balear Playa Sol suspende pagos con 300 millones de deuda

La compañía, con 1.000 empleados, llevaba dos años bajo la tutela de gestores judiciales

Los gestores judiciales de la cadena de hoteles de bajo coste Grupo Playa Sol de Ibiza (GPS) ha solicitado el concurso de acreedores con 300 millones de deudas, 48 establecimientos y 1.000 trabajadores en verano.

La cadena fue lanzada por su dueño, Fernando Ferré Cardó, detenido y encarcelado durante semanas en junio de 2010 con la acusación de delitos fiscales contra los trabajadores y fraude a la Seguridad Social. La deuda bancaria es de 200 millones, el resto ante Hacienda, Seguridad Social y el Gobierno balear.

Los gestores pretenden continuar la actividad en 2013 y mantener el empleo porque la cadena, en el pasado ejercicio, obtuvo beneficios.

La gestión hotelera en 2010 fue encomendada por la administración judicial –tras ser apartado Ferré- al grupo Hiperion desde el que se asegura que se ha regularizado los ámbitos operativos y comerciales. El grupo comecializa 5.000 habitaciones. En 2012 declara unos ingresos de 45 millones de euros.

En un comunicado dado a conocer por los gestores se reseña que la petición de concurso nace de “la complejidad del entramado societario formado por más de 300 sociedades, y el excesivo endeudamiento bancario, así como las importantes deudas y contingencias arrastradas con las administraciones”.

Los administradores afirman que es obligada “la tutela de un procedimiento concursal como requisito necesario para la continuidad del negocio y del empleo” . En octubre de 2012, los gestores iniciaron la reestructuración societaria para fusionar las sociedades y buscar la negociación para refinanciar su deuda.