Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Buffett vuelve a pedir más impuestos para los más ricos

El inversor plantea que a los que ganen entre uno y 10 millones se les tase con un 30%

A partir de los 10 millones, cree que la imposición se debería elevar al 35%

El magnate Warren Buffett
El magnate Warren Buffett

El oráculo de Omaha vuelve a utilizar la caja de resonancia del New York Times para defender que se eleven los impuestos a los más ricos. Y esta vez, Warren Buffett concreta su reivindicación, al poner unos números sobre la mesa que van más allá incluso de lo que profesa la Administración de Barack Obama. El inversor plantea ahora que a los que ganen entre uno y 10 millones de dólares se les tase con al menos un 30%, imposición que eleva al 35% para los que ganen más de 10 millones. El octogenario multimillonario, filántropo, presidente y consejero delegado de Berkshire Hathaway, ya aseguró en 2010 que los ricos [como él] deberían de pagar "muchos más impuestos".

La segunda tribuna de Buffett en un año se publica justo el día en que deben retomar las negociaciones en el Capitolio para llegar a un acuerdo que permita reducir el déficit público y evitar el temido “precipicio fiscal”, una serie de alza automáticas de impuestos y de recortes de gastos que entrarán en vigor el 1 de enero de 2013 si los legisladores no alcanzan un compromiso. El texto pone la mirilla sobre Grover Norquist, el lobista conservador más activo en el rechazo a cualquier tipo de alza de impuestos.

La petición pone la mirilla sobre Grover Norquist, el lobista conservador más activo en el rechazo a cualquier tipo de alza de impuestos

La mención no es casual, y el momento en el que Buffett se dirige a Norquist no es tampoco fortuito, porque cada vez más miembros del Partido Republicano están considerando saltarse su consigna como vía para alcanzar un compromiso que evite el “Fiscal Cliff”. La propuesta de la tercera fortuna del mundo, según Forbes, también plantea una vía intermedia respecto a los beneficios fiscales de la era Bush para las rentas superiores a los 250.000 dólares anuales, que Obama prometió dejará expirar.

Warren Buffett está de acuerdo con el presidente que esas ayudas deben acabar, pero en su caso el listón de las altas rentas estaría más alto, en los 500.000 dólares anuales, es decir, el doble. El inversor vuelve a repetir que no cree que el alza de impuestos a los más pudientes vaya a mermar la inversión y la creación de empleo en EE UU, porque pondrá el dinero bajo el colchón. Se remite para hacer esta afirmación a la experiencia pasada. “Los ultrarricos, incluido yo, siempre buscaremos oportunidades de inversión”.