Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno contempla volver a usar el fondo de reserva para pagar las pensiones

El Ministerio ya tuvo que echar mano en septiembre de la hucha para abonar las prestaciones

El gasto en pensiones ha desbordado las previsiones del Ejecutivo para todo el ejercicio

Burgo justifica la decisión en la "situación económica complicada" que atraviesa España

El secretario de Estado de la Seguridad Social, Tomás Burgos.
El secretario de Estado de la Seguridad Social, Tomás Burgos. EFE

El Gobierno no descarta recurrir de nuevo al Fondo de Reserva de las pensiones, dotado actualmente con 66.000 millones de euros, para pagar a los pensionistas la nómina y la paga extra de diciembre, partidas que ya ha empezado a desembolsar a los beneficiarios. Así al menos lo ha dado a entender el secretario de Estado de la Seguridad Social, Tomás Burgos, quien al ser preguntado por si se usará la hucha de las pensiones para afrontar los pagos de diciembre a los pensionistas ha declarado que las reservas están "precisamente" para atender "ciclos económicos bajos" como el actual.

"En estos momentos nos enfrentamos a una situación económica complicada y el sistema está más que sobrado de mecanismos para garantizar el cobro puntual de las pensiones. Si tiene que ser mediante el Fondo de Reserva, no hay ningún problema. Está para eso", ha dicho. El gasto en prestaciones ha superado las previsiones del Gobierno. Hasta noviembre, el Ministerio ha desembolsado un 4,4% más que en el mismo periodo de 2011 para abonar las pensiones contributivas, muy lejos del 2,9% que aparece en los presupuestos. El importe acumulado de la nómina de diciembre y la paga extra es de unos 15.000 millones.

Además, todavía falta por saber si al final el Ejecutivo decide compensar a los pensionistas por la desviación del IPC este año y en qué medida. Si lo hace conforme a los parámetros tradicionales, las arcas de la Seguridad Social tendrán que desembolsar otros 2.500 millones (un 0,25% del PIB) este ejercicio, y otro tanto el año que viene. A este respecto, Burgos ha explicado que hay margen para la revalorización "en la medida de que son créditos que pueden ampliarse en función de las necesidades del sistema, por lo que siempre cabe esa posibilidad".

En declaraciones a los periodistas durante unas jornadas organizadas por Inverco con motivo del 25 aniversario de la Ley de Planes y Fondos de Pensiones, Burgos ha insistido en que el Gobierno siempre ha mantenido que las reservas están para afrontar situaciones económicas complicadas como la que la sociedad española vive actualmente. La causa que ha llevado al Gobierno a usar la reserva es que los ingresos por cotizaciones sociales y el remanente de caja no han sido suficientes para afrontar sus obligaciones (pensiones contributivas y no contributivas, prestaciones por desempleo, etcétera).

"Lo importante es poner de manifiesto la existencia de reservas en los sistemas públicos de pensiones y, en el caso de nuestro sistema público, estas reservas superan los 66.000 millones de euros", ha subrayado. La norma establece que se puede recurrir a él cuando haya tres trimestres consecutivos de déficit "y eso ya se da" ya que los ingresos. El Gobierno prevé que la Seguridad Social cierre el año con un desfase presupuestario del 1% del PIB.

A finales de septiembre, el Ejecutivo anunció que, por primera vez, iba a recurrir al Fondo de Reserva para disponer 3.063 millones de euros, el máximo que le permite la legislación, con el objetivo exclusivo de financiar las pensiones de carácter contributivo y demás gastos necesarios para su gestión. De esta cifra, en octubre ya usó 1.700 millones. El fondo se creó con vistas a hacer frente a problemas estructurales —el envejecimiento de la población— y garantizar los pagos en un futuro. El motivo en este caso, sin embargo, responde a un hecho coyuntural como la crisis y la caída de ingresos derivada de la destrucción de empleo.

Asimismo, el pasado mes de agosto, el Gobierno ya recurrió al Fondo de Prevención y Rehabilitación de las mutuas, del que tomó 4.400 millones para resolver también problemas de tesorería de la Seguridad Social.