Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Montoro admite el “considerable aumento” de la economía sumergida

El ministro anuncia una nueva legislación antifraude tras poner en marcha la amnistía fiscal

Dice que la caída de la recaudación en 70.000 millones desde 2007 no solo se debe a la crisis

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro.
El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. FERNANDO ALVARADO (EFE)

El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, ha defendido hoy las medidas que ha preparado su departamento para luchar contra lo que ha definido como un "aumento considerable" de la economía sumergida y el fraude fiscal en España. Así lo ha asegurado el ministro durante el debate de totalidad en el Congreso del proyecto de Ley de modificación de la normativa tributaria y presupuestaria y de adecuación de la normativa financiera para la intensificación de las actuaciones en la prevención y lucha contra el fraude.

Montoro ha defendido un proyecto de ley que incorpora medidas "muy importantes" entre las que ha destacado la limitación del pago en efectivo a 2.500 euros en operaciones en las que esté implicado un profesional. Además, las rentas no declaradas no prescribirán y se imputarán al último periodo impositivo no prescrito, al tiempo que se reforzarán las acciones cautelares de la Agencia Tributaria, incluidos embargos, para evitar que los presuntos evasores se declaren insolventes o alcen sus bienes.

Esta nueva legislación llega después de que el Gobierno pusiera en marcha una amnistía fiscal este año. Aunque el Ministerio no ofrece todos los datos sobre la eficacia de la medida, la recaudación había sido mínima hasta hace un mes en comparación con los 2.500 millones que esperan obtener.

Montoro ha recordado que entre 2007 y actualmente ha habido una caída en la recaudación que equivale a siete puntos del PIB (unos 70.000 millones de euros), pero ha argumentado que este escenario no es explicable solo por la crisis y el estallido de la burbuja inmobiliaria.

Rechazo a las enmiendas

El Congreso de los Diputados ha rechazado devolver el proyecto de ley al Gobierno, tal y como pedía la Izquierda Plural (IU-ICV-CHA), cuya enmienda de totalidad sólo ha recabado el apoyo de quince diputados frente a los 292 votos en contra de PP, PSOE, CiU, UPyD y PNV. El presidente de la Izquierda Plural, Cayo Lara, ha defendido su enmienda de devolución argumentando que, aunque las medidas del proyecto de ley "son positivas, no se corresponden plenamente con la afirmación de que el fraude fiscal es hoy más reprobable que nunca porque provoca sufrimiento en mucha gente", como ha reconocido el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro.

Lara ha argumentado que si la lucha contra el fraude hubiera sido más enérgica en los últimos años el déficit actual estaría en dos puntos del PIB, en lugar de nueve, y habría superávit en las cuentas públicas si hubiera menos economía sumergida. El líder de IU ha recordado que los impuestos se llaman así porque "hay que imponerlos, si no serían donaciones caritativas".

La portavoz de Hacienda del PP, Ana Madrazo, ha reprochado a IU-ICV que inicie con una enmienda de devolución la tramitación de un proyecto con cuyos objetivos están de acuerdo todas las formaciones. "Deberían hacer propuestas con las enmiendas para acabar en ese camino de lucha contra el fraude", ha recriminado.

El portavoz socialista de Hacienda, Pedro Saura, cree que la nueva ley es "insuficiente, no tiene ambición". "Es un lavarle la cara a la amnistía fiscal, y es necesario ya una estrategia en España y a nivel internacional de lucha decidida contra el fraude", ha reclamado el diputado, avanzando que el PSOE propondrá enmiendas para crear una Oficina de Lucha contra el Fraude, planes anuales integrales o medidas a nivel comunitario porque "el fraude no está en el fontanero o el electricista".