Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El déficit de la Administración central superó en julio el objetivo para 2012

Los números rojos del Estado alcanzan el 4,65% del PIB, frente a la meta del 4,5%

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, junto a los secretarios de Estado de Administraciones Públicas, Antonio Beteta, y Presupuestos, Marta Fernández Currás.
El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, junto a los secretarios de Estado de Administraciones Públicas, Antonio Beteta, y Presupuestos, Marta Fernández Currás. EFE

Cuando falta menos de medio año para el cierre del ejercicio, el Estado tiene cada vez menos margen para cuadrar sus cuentas y cumplir las exigencias de Bruselas. El déficit de la Administración central alcanzó el 4,62% del producto interior bruto (PIB) en los siete primeros meses del año, hasta 48.517 millones de euros, con lo que en julio se supera ya la meta para todo el año, fijada en el 4,5%, según los datos de ejecución presupuestaria difundidos este viernes por el Ministerio de Hacienda.

El departamento que dirige Cristóbal Montoro señaló a través de un comunicado que “espera una reactivación de los ingresos en el segundo semestre del año” para poder cumplir con la reducción del déficit, la principal preocupación del Gobierno de Mariano Rajoy. La subida del IVA que este sábado entra en vigor es una de las medidas con las que el Ejecutivo pretende aumentar sus ingresos, aunque algunos expertos han advertido de que contraerá aún más el consumo de los hogares, algo que afectará a la recaudación.

Pero el Gobierno está convencido de que el grueso del gasto del Estado previsto para este año se ha ejecutado ya y se cerrará el ejercicio cumpliendo con el objetivo. Es decir, que los datos reflejan en este momento “más gasto y más déficit del que reflejará al final de año”, según la nota. “Los datos que arroja la contabilidad permiten garantizar que estamos en la senda acordada con Bruselas”, insistió en rueda de prensa la secretaria de Estado de Presupuestos y Gastos, Marta Fernández Currás. Para el conjunto de las Administraciones Públicas, el objetivo marcado por Bruselas se sitúa en el 6,3%. Para la Administración central el objetivo era en principio del 3,5%, pero la Comisión Europea lo amplió hasta el 4,5%.

La secretaria de Estado aclaró que casi un punto de ese déficit se debe a la liquidación del sistema de financiación de las Administraciones territoriales correspondiente a 2010. El efecto para las arcas públicas ha sido que los pagos no financieros se han disparado un 20,9%, hasta los 99.156 millones, por el incremento de las transferencias a las comunidades autónomas y a la Seguridad Social, que han crecido un 25,9%, hasta 57.173 millones.

Además, hay que tener en cuenta los altos intereses que el Tesoro Público está pagando para colocar deuda en los últimos meses por las dudas de los mercados sobre la solvencia de la economía española. Los gastos financieros se han duplicado en los primeros meses del año, hasta 20.032 millones, por “el volumen de deuda, la evolución de los tipos de interés y el calendario de vencimientos”, asegura la nota.

Mientras tanto, los ingresos por impuestos directos (el IRPF y el impuesto de sociedades) y cotizaciones sociales subieron. Pero la recaudación por impuestos indirectos se redujo un 8,1%, como “consecuencia de la mala evolución del consumo”, según reconoce la nota. Los ingresos por IVA cayeron un 9,2% y por impuestos especiales, un 5,9%.

La Seguridad Social tuvo un superávit de 2.375,15 millones hasta julio, lo que supone un descenso del 32,3% respecto a idéntico periodo de 2011.