Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El BBVA empeora su pronóstico para 2013 con una caída del PIB del 1,4%

La previsión de los analistas del banco contrastan con la recesión del 0,5% del Gobierno

La tasa de paro seguirá subiendo hasta el 26% y no se alcanzarán los objetivos de déficit

Todo apunta a que el Gobierno se quedó corto al rebajar su pronóstico económico para 2013 tras aprobar, a mediados de julio, el mayor ajuste presupuestario de la crisis. El Ministerio de Economía admitió entonces que la recesión se prolongará hasta el próximo año, con una caída anual del PIB del 0,5%. Apenas un par de semanas después, el Fondo Monetario Internacional, —a cuyas previsiones Economía otorga la condición de referencia básica—, estimó que los recortes y el cada vez más limitado (y caro) acceso a la financiación externa llevarán el descenso del PIB en 2013 al 1,2%. Ahora es el principal servicio de estudios privado español, el del BBVA, el que vaticina un deterioro mayor, un retroceso del 1,4% en el próximo ejercicio.

Además de los crecientes problemas de financiación de la economía española, y del “impacto negativo” de las nuevas medidas fiscales (subida del IVA, bajada de sueldo a empleados públicos), amplificado por la elevada prima de riesgo, los expertos del BBVA advierten de que “las tensiones financieras” han hecho mella también en las perspectivas del resto de Europa. El servicio de estudios anticipa que la zona euro volverá a entrar en recesión en los trimestres centrales del año “lo que se traducirá en una demanda exterior más débil de los bienes y servicios producidos en España”.

El nuevo pronóstico del BBVA no solo contrasta con las recientes estimaciones del Gobierno, también con las que hizo el propio servicio de estudios en mayo, cuando aun sostenía que la economía española crecería un 0,6% en 2013, pese a que la mayoría de analistas privados ya vaticinaba entonces tasas negativas. Así, la revisión a la baja es más que drástica (del 0,6% al -1,4%) en el pronóstico de 2013, mientras que la de este año apenas varía una décima, para situarse también en el -1,4%.

Pese a dibujar un escenario bastante más pesimista, el juicio de los expertos del BBVA sobre las últimas decisiones del Gobierno es favorable. De este modo, igual que aplaudieron la reforma laboral, consideran que “las nuevas medidas presupuestarias deberían aportar credibilidad al ajuste y minimizar su impacto negativo sobre el crecimiento”. También respaldan las condiciones que se suscribieron en el rescate de la banca, “que aporta una holgada provisión de fondos europeos para abordar el problema de la solvencia y establece una hoja de ruta detallada”. Y recuerda que la decisión de acelerar la revisión de las principales condiciones de la jubilación en función de la esperanza de vida, así como la modificación anunciada en la jubilación anticipada, “están en línea con las recomendaciones de BBVA Research”.

El servicio de estudios del banco considera que buena parte del ajuste presupuestario previsto en 2012 se concentrará “en la segunda mitad del año”. Es también el descenso de actividad del sector público (pronostica que el consumo de las Administraciones caerá un 8% el próximo año), junto al deterioro adicional en el consumo privado (-2% en 2013), lo que explicaría el desplome de la demanda interna y, en definitiva, una recesión más larga y profunda. La drástica revisión de las previsiones se extiende al mercado laboral, donde el BBVA se une a otros servicios de estudios (AFI, Flores de Lemus o Funcas) para anticipar una tasa de paro del 26% en 2013.

El deterioro en las perspectivas de la economía española hace dudar al BBVA sobre el cumplimiento del objetivo de déficit para 2013 (-4,5% del PIB), que no para este año (-6,3%). “Las previsiones para 2013 del Gobierno son más optimistas que las contempladas en esta publicación”, apuntan los expertos del banco, para destacar que el Ejecutivo de Rajoy “se vería obligado a tomar medidas adicionales, incluyendo también a las comunidades autónomas" para cumplir con las metas impuestas por Bruselas.