Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Argentina dice que su mercado absorberá el biodiésel sin problemas

Buenos Aires rechaza que la expropiación de YPF vaya a dañar la inversión

El ministro contrapone la fortaleza de su economía frente a la española

Lorenzino dice que sus normas de expropiación son como las de España

El ministro de Economía argentino, Hernán Lorenzino, aprovechó este viernes un encuentro con agencias internacionales y medios argentinos al que acudió EL PAÍS para sacar pecho con la fortaleza de su economía y atacar implícitamente la debilidad de la española. Lorenzino desdeñó que la expropiación de YPF vaya a dañar la inversión, con el argumento de que los inversores buscan economías que crecen, como la argentina, y no que están en crisis, como la española. Además, dijo que esa fortaleza iba a permitir absorber sin problemas la producción que no pueda exportar a España por las nuevas trabas impuestas en respuesta a la expropiación de YPF, a las que no responderá con nuevas medidas.

“La posición es que no vamos a contestar las acciones del Gobierno español. España, como un país soberano, tiene todo el derecho a tomar las medidas que considere adecuadas. Una economía que crece a los niveles de Argentina puede perfectamente absorber el biodiésel en el mercado argentino. Esa es la gran diferencia entre una economía sana, que crece y crea empleo, con un mercado fuerte y un consumo interno que le permite absorber la producción” frente a una que no lo es.

Al tiempo, Lorenzino defendió la expropiación del 51% de YPF propiedad de Repsol. “Argentina como país soberano toma las decisiones en función de lo que entiende lo mejor para los argentinos y en la forma que entiende mejor para el país”.

Además, sostuvo que las normas que rigen la expropiación son similares a las españolas, siguiendo estrictamente nuestras normas, que no son nada distintas a las que rigen este tipo de cuestiones en España o en la mayoría de los países del mundo no solo en términos de cómo se regulan los sectores estratégicos como el energético en relación a la posibilidad de expropiación”.

El ministro argentino subrayó, además, que “la legislación [sobre expropiaciones] es anterior incluso a la inversión en YPF y por tanto era conocida”. Lorenzino aseguró que el Tribunal de Tasaciones tiene “mucha experiencia y mucho prestigio” y es el que va a fijar la indemnización una vez se apruebe la ley en el Congreso. “Es un proceso que se inicia con la declaración de utilidad pública y que tiene como siguiente paso la valoración por parte de un organismo con mucha historia y mucho prestigio. Es un proceso perfectamente regulado y que se inicia una vez cuando esté aprobada la ley”, resaltó.

Sobre las posibles consecuencias de la decisión, Lorenzino sostuvo que no afectará a la inversión. “El clima de inversión está determinado básicamente por un crecimiento sostenible, por un crecimiento que absorba los productos que esa inversión elabore y produzca. Importa más que sea un mercado donde se generen puestos de trabajo, donde haya un sistema financiero sano (…), donde las variables macro que son relevantes para determinar la rentabilidad de la inversión estén bajo control. Latinoamérica como región puede mostrar variables mucho más atractivas que muchas de las regiones que hoy están padeciendo crisis”, señaló.

Lorenzino rechazó la interpretación española de que la mención a la protección de las inversiones en el comunicado final del G-20 tenga que ver con YPF. “No recuerdo desde el año 2008 hasta ahora un comunicado del G-20 que no hable de proteccionismo”, dijo. “Me parece más importante que el ministro Meade que señaló que el G-20 es un foro multilateral que busca crear consensos en cuestiones relativas a la economía internacional. Claramente queda fuera de ese consenso cualquier cuestión que pueda suscitarse entre dos países miembros del G-20 y aún más las cuestiones que puedan suscitarse entre un país soberano y una empresa de ese país soberano, sean de donde sean los capitales de esa empresa”, añadió.