Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UE pide a Argentina que cumpla sus compromisos en el conflicto con Repsol

El Ejecutivo comunitario recuerda que ahora tiene más armas para defender a España

El secretario de Estado de la UE advierte de que puede convertirse en un "apestado"

La Comisión Europa ha querido mostrar una posición de fuerza frente a Argentina en el conflicto que enfrenta a este país con España sobre YPF, la filial argentina de Repsol. El portavoz del Ejecutivo comunitario, Olivier Bailly, ha recordado hoy a Buenos Aires que la Unión Europea (UE) está del lado de España y que, actualmente, tiene más instrumentos que en el pasado para presionar en favor los intereses de este país si finalmente el Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner se atreve a nacionalizar la petrolera.

Desde la entrada en vigor del Tratado de Lisboa, la Comisión Europea tiene competencias reforzadas para salir en defensa de las inversiones de los socios europeos en cualquier país extranjero, ha enfatizado Bailly. Antes, solo podía intervenir en cuestiones que afectasen a temas de comercio.

Además, ha revelado que la delegación de la Comisión Europea en Buenos Aires se ha puesto en contacto con el Gobierno argentino para mostrar su preocupación por el futuro de YPF. No obstante, ha añadido que, de momento, el Ejecutivo comunitario descarta tomar medidas contra el país sudamericano, ya que sigue confiando en que se encuentre una solución al conflicto a través del diálogo. Algo que también ha defendido el ministro español de Exteriores, José Manuel García-Margallo, tras reunirse con el embajador argentino en España.

El secretario de Estado de la UE advierte de que el país puede convertirse en un "apestado"

El portavoz de Bruselas ha animado a las dos partes a buscar una salida al problema que no altere las relaciones económicas no solo entre España y Argentina, si no también entre el país sudamericano y el conjunto de la UE.

A este respecto, el secretario de Estado para la Unión Europea, Iñigo Méndez de Vigo, ha advertido esta mañana a Argentina de que se va a convertir en un "apestado internacional", con relación a la posible nacionalización de YPF, porque "romper las reglas del juego tiene un coste". Según ha indicado en una entrevista a Onda Cero, ha asegurado que en el caso de que se materializara la nacionalización de la filial argentina de Repsol "sería una mala noticia para todos, pero también para Argentina".

El Gobierno español, que lleva meses trabajando en solucionar el conflicto, según ha revelado la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, ha recrudecido en las últimas horas su defensa de los intereses de Repsol después de que ayer, el ministro de Industria, amenazara con represalías si Buenos Aires cumplía con sus amenazas. Además, tal y como ha anunciado Margallo, ha iniciado una ofensiva diplómatica desde Bruselas a Washington para defender los intereses de Repsol sobre su filial. En este sentido, el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso también ha llamado a la presidencia argentina para mostrarle su preocupación ante el cariz que ha tomado el conflicto, según ha podido saber EL PAÍS. Bailly, sin embargo, no ha querido confirmar este extremo.

Repsol prorroga la caída en Bolsa

Las acciones de Repsol caían más de un 1,5% en Bolsa tras la amenaza del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner de nacionalizar su filial argentina YPF. Los títulos de la petrolera iniciaron la sesión con una caída del 0,58%, que minutos más tarde se pronunció hasta el 1,17%. Al cierre, el recorte ha sido del 2,73%, hasta los 17,4 euros. Por su parte, las acciones de YPF se disparaban al cierre de la sesión de ayer un 7,42%, hasta los 123 pesos. Hoy, sin embargo, han vuelto las pérdidas con un descenso del 4%. Desde que se inició el conflicto han cedido más de un 50%.

De momento, sin embargo, no hay notificación oficial sobre cuál será la decisión del Ejecutivo de Kirchner de cara a la expropiación de YPF. Pese a las expectativas generadas sobre un eventual anuncio por parte del Gobierno argentino en la tarde de ayer, al hilo de una reunión de la presidenta con los gobernadores de las provincias petroleras del país, al final no hubo ningún pronunciamiento por parte del Ejecutivo de Fernández de Kirchner en relación a una nacionalización de YPF.

Repsol controla el 53,47% de YPF, mientras que el grupo argentino Petersen tiene otro 25,46%. La presidenta argentina ha alentado la escalada contra Repsol, a quien acusa de no invertir lo suficiente, lo que según su versión ha hecho bajar la producción y está forzando a Argentina a importar petróleo. Repsol se ha comprometido a más inversiones pero el conflicto, lejos de aplacarse, se recrudece con el riesgo de que al final del proceso Argentina se quede con la compañía a un precio bajo, lo que provocaría graves pérdidas para la petrolera española.

 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >