Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fátima Báñez prepara un plan contra el fraude en el cobro del paro

La ministra ha asegurado que pretende garantizar el cumplimiento de las políticas sociales

La ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez. Ampliar foto
La ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez. EFE

La ministra de Empleo, Fátima Báñez, explicó este lunes en el Senado que su departamento pondrá en marcha “en el plazo de un mes” un plan de lucha contra el fraude en la Seguridad Social y el cobro irregular de prestaciones por desempleo. Báñez se hacía eco así de una de las iniciativas desveladas unas horas antes por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ante el Comité Ejecutivo del PP.

El Gobierno ha negado una y otra vez que vaya a modificar las condiciones que determinan el derecho a cobrar la prestación por desempleo, una de las partidas más abultadas del Presupuesto, dotada con más de 30.000 millones. Pero sí ultima nuevas medidas para perseguir el fraude, tanto en el cobro del paro, como en la percepción de pensiones y en la cobertura de bajas laborales.

Más allá del plazo temporal, Báñez no dio apenas detalles. Se limitó a declarar que será “un plan ambicioso” que pretende garantizar que las políticas sociales se cumplen “con igual intensidad en toda España”. Entre otras cosas, queda por resolver qué papel jugarán las mutuas, a las que Empleo quiere dar un mayor protagonismo en la consignación de altas y bajas por enfermedad laboral.

Mil millones a pensiones

En su comparecencia en el Senado, Báñez pasó de puntillas por uno de los recortes más llamativos en el Presupuesto que se presenta hoy en el Congreso, un tijeretazo de 1.500 millones en las políticas activas de empleo. La ministra indicó que, el futuro, habrá que explotar fórmulas “público-privadas” en este ámbito, recalcó la poca eficacia de medidas anteriores, y se mostró partidaria de dar mayor libertad de acción a las comunidades.

La ministra de Empleo sí fue más precisa al hablar del presupuesto de la Seguridad Social, que incluye el sistema de pensiones, el Fogasa (el fondo estatal que participa en el pago de ERE) y las prestaciones por desempleo. En la hoja de ruta del Gobierno se ha puesto como objetivo que la Seguridad Social acabe este año en equilibrio, cuando en 2011 registró más de 900 millones de déficit.

Empleo empezará a cuadrar el círculo de este año mediante una transferencia de 1.000 millones de euros desde la Administración Central a la Seguridad Social para elevar a 3.806 millones la dotación que complementa las pensiones mínimas.