Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ayuda al desarrollo cae al nivel de 2005

El presupuesto para cooperación se reduce más de la mitad

Un helicóptero español sobrevuela Puerto Príncipe (Haití) tras el terremoto que arrasó el país.
Un helicóptero español sobrevuela Puerto Príncipe (Haití) tras el terremoto que arrasó el país.

La ayuda al desarrollo ha sido una de las grandes víctimas del recorte aprobado por el Consejo de Ministros. El tijeretazo, que suma casi 1.400 millones de euros, sitúa este capítulo “a niveles de 2005”, según reconoce el Gobierno. Una de las afectadas es la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (Aecid), cuyo presupuesto se verá reducido a la mínima expresión: cae un 71,2%, hasta 240 millones de euros.

Otra de las partidas más golpeadas es el Fondo para la Promoción del Desarrollo (sustituto del antiguo FAD, y que está integrado por líneas de créditos reembolsables y donaciones) y Fondo del Agua, con el que se persigue facilitar el acceso al agua potable en América Latina. Se quedará este año en 300 millones de años, tras un zarpazo del 72,6%.

Estos recortes se producen tras los duros ajustes a los que la ayuda al desarrollo se ha visto sometida desde el inicio de la crisis. Durante los dos últimos años en el poder, el Gobierno socialista recortó 800 millones, lo que le obligó a posponer hasta 2015 el objetivo de destinar el 0,7% del PIB a la ayuda oficial al desarrollo en 2012, una de las banderas electorales del PSOE.

Ahora ese objetivo se pierde entre los recortes. No solo el Estado. También las comunidades y los ayuntamientos han reducido el presupuesto de esta partida. Así, se estima que la ayuda oficial al desarrollo se acercó el año pasado al 0,4% del PIB (4.200 millones). Con los nuevos recortes, los expertos prevén que este año retroceda al menos hasta el 0,25%.

La Coordinadora de ONG de Desarrollo calificó en un comunicado de “golpe brutal” la reducción. “Pone en serio peligro lo conseguido durante décadas de trabajo especializado en los países empobrecidos” y daña “profundamente” la imagen de España. El Gobierno planea reducir el número de países a los que destina cooperación y el número de organismos internacionales que financia, que pasarán previsiblemente de 70 a 35.