Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bruselas propone suspender ayudas a Hungría por su excesivo déficit

La sanción afecta a fondos de cohesión por importe de 495 millones de euros

El subsecretario para Asuntos Europeos de Hungría, Bálint Ódor, ha asegurado hoy en un desayuno en la residencia de la embajadora de Hungría en España, Edit Bucsi, que Hungría cumplirá con el objetivo de mantener el déficit por debajo del 3% que marca la Unión Europea. Responde así a la amenaza que ha formulado hoy la Comisión Europea de recortar en 495 millones de euros las ayudas que recibe de los fondos de cohesión. El comisario europeo de Economía, Olli Rehn, ha explicado en Bruselas que se ha hecho esa propuesta después de que Hungría no tomara ninguna medida para corregir el déficit excesivo, pese a las reiteradas advertencias que ha recibido. "La propuesta de hoy debería considerarse como un fuerte incentivo para que Hungría ponga en marcha políticas fiscales rotundas”, ha dicho Rehn a través de una nota de prensa de la Comisión. “Ahora es el turno de Hungría para actuar antes de que la sanción se haga efectiva”, añadió

El representante húngaro ante la UE confía en que no se llegue a aplicar la sanción --sería la primera vez que sucede algo así--, e insistió en las medidas que ya ha tomado el Gobierno del conservador Viktor Orbán: “Las tasas especiales a las grandes empresas, que son de carácter temporal, y los recortes en ayudas sociales y educación”, ha ejemplificado. Hungría tiene hasta el 1 de enero para adoptar medidas que eviten esa sanción, y Ódor ha asegurado que se tomarán las que sean necesarias.

Budapest se dice dispuesta a discutir las leyes de carácter autoritario criticadas por Bruselas

Pero Budapest tiene más frentes abiertos con Bruselas. En enero, la Comisión abrió un expediente de infracción al considerar que una nueva ley socavaba la independencia del Banco Central y de la autoridad encargada de la protección de datos, y manifestó sus dudas sobre el adelantamiento de la edad de jubilación de los jueces. El viernes pasado Hungría envió las explicaciones pertinentes a la Comisión con propuestas para ajustar esas leyes cuya adaptación al acervo comunitario se desborda. Ódor ha evitado entrar en detalles sobre los aspectos en los que ha incidido Budapest, pero se ha mostrado confiado en que serán suficientes, añadiendo que Hungría está “abierta a la discusión para aportar las mejores respuestas”.

El representante adjunto de Hungría ante la UE se ha referido también a las críticas recibidas por parte del Parlamento Europeo y de los medios de comunicación extranjeros sobre la deriva autoritaria que suponen algunas de las leyes aprobadas en diciembre. Ha insistido en el compromiso de Hungría para entrar en el euro y en el interés que tiene su país en la ampliación de la Unión Europea a los países balcánicos. En su opinión, “la exagerada reacción” de Europa alimenta el alza de Jobbik, el partido de ultraderecha húngaro, marcadamente antieuropeo, aunque ha matizado que no se trata tampoco “de una relación directa”.