Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Fiscalía investiga las bajas laborales de los controladores

Los controladores culpan a AENA de los retrasos por "llevar el sistema al límite".- Blanco amenaza con recurrir al Ejército para sustituirlos

La Fiscalía investiga las bajas laborales de los controladores
EL PAÍS

El conflicto entre el Ministerio de Fomento con los controladores se recrudece. Si desde el lado del Gobierno el titular del departamento, José Blanco, amenaza con recurrir al Ejército para paliar la falta de trabajadores y la Fiscalía ha confirmado que investiga el aumento de las bajas laborales, el colectivo asegura que no está en huelga, que los retrasos están por debajo de la media del resto de Europa y que, en todo caso, son responsabilidad de AENA por llevar el sistema al máximo de capacidad mientras reduce el número de empleados. "Estamos dando el mismo servicio con la misma calidad y seguridad a costa de nuestra salud", han denunciado desde la Unión Sindical de Controladores Aéreos (USCA), que también asegura que las bajas médicas sobrevenidas son "mínimas".

Desde que entró en vigor la nueva ley, hace cinco meses, ha añadido el sindicato con mayor representación del sector, hay "más carga de trabajo por controlador mientras cada vez hay menos gente trabajando", de lo que responsabiliza a AENA. "Estamos preparados para manejar aviones y el estrés que esta situación difícil genera, pero otra cosa es hacerlo bajo el acoso psicológico y el régimen laboral extremo al que estamos sometidos", han argumentado desde USCA en respuesta a la acusación de Fomento de que se han multiplicado las bajas médicas desde que entró en vigor la nueva ley hace cinco meses.

Sin embargo, estas explicaciones no convencen a la Fiscalía ni a Blanco. Según ha anunciado el fiscal general del Estado, Cándido Conde-Pumpido, el Ministerio Público investigará el incremento de las bajas en su afán por garantizar que los ciudadanos no se vean afectados por los intereses de "una minoría". A favor de la intervención de la Fiscalía ha recordado su actuación en la invasión de las pistas de El Prat o, más recientemente, en la huelga del Metro de Madrid.

Los controladores han negado que las ausencias estén concertadas y han defendido que la mayor parte de las bajas de las que habla la empresa pública son de larga duración y conocidas, pero que pese a ello se les convoca a trabajar para que consten como ausentes. A modo de ejemplo han aludido a empleados con permisos de maternidad o bajas por depresión que luego aparecen en las planificaciones de turnos que elabora AENA a sabiendas de que no podrán acudir a su puesto. Las bajas sobrevenidas, es decir las imprevistas y que se avisan minutos antes, son una minoría, han reiterado. Asimismo, han recordado que quien tiene las competencias para investigar los motivos de las bajas es la inspección de trabajo, y no la Fiscalía.

En estos cinco meses, han añadido los controladores, solo en el centro de control de Barcelona se han presentado 324 denuncias ante las autoridades competentes por problemas operativos, de seguridad o fallos de equipo que los controladores atribuyen al deterioro de las condiciones laborales.

En su opinión, el origen de los problemas está en que AENA opta de forma habitual por la "sobreventa de slots -permisos de vuelo-, lo que hace físicamente imposible" que los aviones puedan despegar en el horario previsto y coloca al sistema en una situación extrema de la que los usuarios y los controladores son los más perjudicados. En este punto han revelado que algunos profesionales del colectivo trabajan 28 días al mes al tiempo que han recordado que entre 2004 y 2006 se han producido cinco muertes súbitas en centros y torres de control.

Sobre lo ocurrido durante el pasado fin de semana, Camilo Cela, presidente de USCA, ha declarado que Fomento miente y está llevando a cabo "una manipulación bastante grosera de la realidad" al hablar de que son ellos los culpables de unos retrasos que, tal y como han destacado, no han sido importantes ya que fueron inferiores a la media del resto de Europa.

En cuanto a la idea de usar militares para controlar el tráfico aéreo de pasajeros, el sindicato ha recordado que esa misma decisión tomada en Francia en 1973 tuvo malas consecuencias y se produjeron dos accidentes. "Estos militares son buenos profesionales pero desempeñan funciones distintas y no tienen los conocimientos técnicos que se precisan", han argumentado.

Militares en "situaciones excepcionales"

Antes de la rueda de prensa de los controladores, Blanco ha anunciado por la mañana en la SER que el Ejecutivo va a habilitar a los controladores militares para que en "situaciones excepcionales" complementen el trabajo de los civiles, tal y como prevé la ley. La decisión se tomó ayer en una reunión con el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero y la ministra de Defensa, Carmen Chacón, cuyo departamento ya la ha puesto en marcha.

Para que el personal de Defensa pueda ocupar puestos de trabajo en los aeropuertos civiles, el ministro ha explicado que se requiere una orden del presidente. "Vamos a proceder ya a tener modus operandi alternativos porque la determinación es clara: tenemos que garantizar el tráfico aéreo", se ha justificado el titular de Fomento. Ante el revuelo que ha generado este anuncio, Blanco ha matizado por la tarde que los soldados no irán "mañana" a las torres y centros de control porque antes hay que darles una formación "rápida" para desempeñar esa función. "Vamos a proceder a habilitarles, a darles una formación rápida", ha manifestado antes de distinguir entre los conocimientos que se necesitan para trabajar en una torre, más ágil, que para un centro de control, para el que el tiempo de formación es "un poco más lento".

De hecho, el secretario general de la Asociación Unificada de Militares Españoles (AUME), Mariano Casado, en la que está integrada la Asociación de Controlaores Militares de Tránsito Aéreo (Sodecta), ha advertido de que la incorporación de militares al tráfico civil sin el conveniente periodo de adaptación es "absolutamente incorrecto".

Sobre la situación que hoy se vive en los aeropuertos, Blanco ha informado que el 32% de los trabajadores del centro de Gavá en Barcelona seguían hoy de baja. Ayer, el 36% de ellos no acudió a su puesto por razones médicas. Según ha concretado AENA, faltan 13, con lo que hay 40 operativos.

Normalidad, de momento, en el tráfico aéreo

Hoy han faltado 13 controladores en el Centro de Control de Tráfico Aéreo de Gavá, en Barcelona, de los 53 que debían haber acudido a su puesto de trabajo. AENA informa, sin embargo, que de momento los aviones operan con normalidad y que no se están registrando retrasos. Avisan, no obstante, de que habrá que esperar a las horas con mayor concentración de vuelos para ver si las bajas entre los controladores tienen consecuencias para el tráfico aéreo proveniente del este de la Península y las Islas Baleares. La huelga de controladores en Francia podría afectar también a los vuelos internacionales cuya ruta pase por el espacio aéreo francés, según AENA.

Más información