Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La crisis financiera internacional

El BCE empieza a retirar las facilidades de crédito pese a la crisis griega

Trichet critica al FMI y afirma que una eventual salida del país de la eurozona es una "hipótesis absurda"

Las turbulencias que ha causado la crisis griega en los mercados y su impacto en el resto de la zona euro no han persuadido al BCE de posponer su estrategia de salida de la crisis. Según ha informado hoy el presidente del instituto emisor, el organismo devuelve las condiciones anteriores a la crisis a los préstamos de tres meses del interbancario al liberar su precio, mientras mantiene las facilidades en los préstamos a seis y doce meses. "Hemos decidido que las medidas no convencionales que están en marcha son las adecuadas", ha afirmado el presidente del Banco Central Europeo, Jean- Claude Trichet tras reiterar que el objetivo del instituto emisor es "acompañar el regreso paulatino y gradual de los mercados a la normalidad sin tocar la política monetaria". Además, sobre el caso concreto de Grecia, Trichet ha afirmado que una eventual salida del país de la eurozona es una "hipótesis absurda".

El Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE) ha decidido hoy mantener los tipos de interés de la zona euro en el 1% , el nivel más bajo en la historia de la institución, con el objetivo de apoyar la recuperación económica de la eurozona, que en el último trimestre de 2009 ralentizó su crecimiento al 0,1%.

El BCE está intentando retirar la liquidez excesiva en los mercados financieros sin ahuyentar a los inversores preocupados de que el déficit de Grecia afecte la recuperación de la eurozona. Los líderes de la UE están intentando demostrar que pueden obligar a Grecia a sanear su presupuesto sin dar al país ayuda financiera.

En concreto, el Producto Interior Bruto (PIB) de la zona euro registró un crecimiento de una décima en el cuarto trimestre de 2009 respecto a los tres meses anteriores, cuando creció un 0,4%, mientras que en términos interanuales acumuló un retroceso del 2,1%. Por su parte, la inflación anual de la eurozona correspondiente al pasado mes de febrero se situó en el 0,9%, una décima por debajo del nivel del mes anterior, mientras que la tasa de paro de la región se mantuvo en enero en el 9,9%, frente al 8,5% registrado hace un año.

Para Trichet, los tipos de interés se mantienen en un nivel "apropiado", aunque ha advertido de que el ritmo de recuperación económica "en curso" en la zona euro será "irregular" por lo que la institución cifra en un rango de entre el 0,4% y el 1,2% el crecimiento del PIB previsto para 2010, mientras que para el próximo año podría situarse entre el 0,5% y el 2,5%. En ambos casos mejor que sus anteriores previsiones, sobre todo en lo que se refiere al próximo ejercicio.

La Reserva Federal ya empezó el pasado 18 de febrero a retirar algunos de los estímulos y encareció las condiciones de liquidez para la banca.

En otro orden de cosas, el máximo responsable de política monetaria de la eurozona ha considerado un "completo error" la sugerencia del economista jefe del FMI, Olivier Blanchard, quien el pasado 12 de febrero propuso a los bancos centrales elevar el objetivo de inflación más allá del 2% para contar con más margen de maniobra en futuras crisis. "Tal sugerencia demuestra poca atención a los numerosos trabajos de investigación y análisis que defienden la idoneidad del objetivo del 2%", ha dicho Trichet, quien advirtió de que una modificación de tales objetivos de inflación sería "contraproducente", ya que enviaría a los mercados el mensaje de que "cualquier cambio es posible, lo que resulta extremadamente peligroso".