Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Las consecuencias de la crisis

Zapatero denuncia la crítica "sin fundamento" contra la economía española

El presidente defiende en Washington su gestión de la crisis y resalta la fortaleza del sistema financiero

El presidente español, José Luis Rodríguez Zapatero, se defendió este jueves en Washington ante las críticas "sin fundamento" contra su Gobierno y contra la fortaleza de la economía española y aseguró que "sabemos dónde queremos ir y las reformas que queremos hacer".

Durante un encuentro con miembros del think tank Atlantic Council, le preguntaron si consideraba que su liderazgo se ha visto cuestionado a raíz de las fuertes críticas que se están oyendo en los últimas días contra la economía española, sobre todo en lo que se refiere al déficit público (superior al 10%) y al alto índice de desempleo (cercano al 20%). Zapatero contestó que "el liderazgo y la responsabilidad políticas la dan los ciudadanos" y recordó que los ciudadanos así lo expresaron en las pasadas elecciones, pero al tiempo reconoció que "no es un momento fácil para España" porque se enfrenta a "retos económicos de gran magnitud", aunque expresó su "absoluta confianza" en el reto político que representa y en la fortaleza de la economía española.

El presidente español considera "con poco fundamento y conocimiento algunas críticas que se hacen fuera de España" y señala que muchas de ella provienen de personas de países que no están en la zona euro, una moneda "fuerte y de éxito". "Nuestra fortaleza está fuera de cualquier duda", remarcó Zapatero, y puso como ejemplo la fortaleza del sistema bancario español y el hecho de que la deuda española con respecto al PIB está 20 puntos por debajo de la media europea. "España tiene un sistema financiero sólido y fuerte", dijo, "y es el único país desarrollado que no ha visto la crisis de un banco" y que no ha tenido que inyectar dinero público en el sistema financiero, lo que considera "una garantía" para el compromiso de reducción de déficit. "Algunos intentos, en los que siempre hay especulación y ganas de beneficio a corto plazo, no tienen ningún fundamento", concluyó.

Varapalo en la Bolsa

La intervención de Zapatero ante el Atlantic Council fue el colofón de una intensa jornada en Washington que comenzó con la asistencia de Zapatero al tradicional Desayuno Nacional de Oración estadounidense, y en la que también se reunió con el consejo editorial del diario Washington Post y almorzó con empresarios en la Cámara de Comercio. El Atlantic Council, es un think tank o centro de estudios no partidistas que fue fundado en 1961 con el objetivo de profundizar las relaciones transatlánticas y entre miembros de la OTAN, y del que es asesor el ex presidente español José María Aznar. Al acto acudió el duque de Palma, Iñaki Urdangarín, que desde el pasado verano reside junto a la infanta Cristina y sus hijos en Washington.

Aunque se habló de diversos temas, la crisis económica cobró protagonismo en estos encuentros al producirse en un día en que los mercados sufrieron fuertes pérdidas en todo el mundo y se cebaron especialmente con España, que sufrió un varapalo con una caída cercana al 6% en la Bolsa -la mayor desde noviembre de 2008-. Las fuertes pérdidas en Madrid fueron propiciadas por un severo castigo en el mercado de deuda pública y una desconfianza cada vez mayor en el liderazgo del Gobierno de Zapatero para hacer frente a los retos de la economía, sobre todo tras los cambios de última hora en la reforma de las pensiones y después de que el comisario europeo de Competencia, el socialista Joaquín Almunia, situara a España en el nivel de Grecia, que está al borde de la quiebra.

El barómetro de enero del CIS, hecho público ayer, vino a confirmar el aumento de la desconfianza de los ciudadanos en la capacidad del Gobierno para afrontar la crisis, con un PP que aumenta su ventaja a 3,8 puntos. En el propio seno del PSOE se advierten ya signos de preocupación por la "inseguridad" que parece transmitir el equipo de Zapatero, lo que está generando ciertas críticas en el interior del partido.