Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zapatero dice que "no es un problema" que Obama no visite España en mayo

A pesar de la negativa del presidente estadounidense a asistir a la cumbre programada en Madrid, Zapatero ha asegurado que "tiene la puerta abierta en Europa"

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha dicho durante una reunión en el consejo editorial del diario The Washington Post que "no es un problema" que Barack Obama haya decidido no acudir a la cumbre entre Estados Unidos y la Unión Europea del próximo mayo en Madrid.

Zapatero ha realizado estas declaraciones, recogidas por The Washington Post en uno de sus blogs políticos, horas después de su participación en el Desayuno Nacional de Oración , celebrado este jueves en la capital de EE UU, donde Obama ha expresado su deseo de desarrollar las relaciones bilaterales.

Durante el encuentro editorial, el jefe del Ejecutivo, que se encuentra en Washington para una visita de dos días, ha asegurado que entiende la necesidad del presidente estadounidense de "espaciar más sus visitas a Europa", un continente al que se desplazó en seis ocasiones en su primer año de mandato. Tras mencionar los estrechos contactos mantenidos entre España y Estados Unidos durante el primer mandato de Obama, que culminaron con su visita a Washington el pasado Octubre, Zapatero ha asegurado que "Obama tiene la puerta abierta en Europa", y ha añadido que "no debemos pensar qué puede hacer Obama por sino en lo que nosotros podemos hacer por Obama", explica el diario estadounidense.

El presidente estadounidense ha restringido sus salidas al extranjero para volcarse en la política doméstica, ante las complicadas elecciones legislativas de otoño. No obstante, Moncloa espera que el presidente estadounidense pueda aprovechar algún desplazamiento a Europa para pasar por Madrid, como cuando en noviembre acuda a Lisboa para asistir a la cumbre de la OTAN.

En calidad de presidente de la Unión Europea, Zapatero ha expresado durante el encuentro en el periódico estadounidense la necesidad de renovar la agenda transatlántica, suscrita por primera vez en 1995 por Bill Clinton y Felipe González, para impedir que Europa y Estados Unidos se vean desplazados en el liderazgo mundial por potencias emergentes como China o India.