Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Obama expresa a Zapatero su deseo de desarrollar las relaciones bilaterales

El presidente de Estados Unidos cruza unas palabras con Zapatero al final del Desayuno Nacional de Oración

En contra de lo previsto, Zapatero no pudo charlar con Obama antes del Desayuno Nacional de Oración. El presidente de EE UU llegó con una hora de retraso y, tras saludar efusivamente a Zapatero, se sentó en la tribuna, a dos sillas de su invitado, con su esposa Michelle entre ambos. En su discurso, aludió a su "muy querido amigo, el primer ministro Zapatero" y envió un saludo para el pueblo español, además de citar a España entre los países que acompañan con tropas a EE UU en sus esfuerzos por llevar estabilidad a distintos países. Al terminar el acto, mientras se despedía, Obama cruzó unos palabras con Zapatero, al que expresó su deseo de "seguir desarrollando las buenas relaciones" entre los dos países, según un portavoz de La Casa Blanca.

Tras el jarro de agua fría que ha supuesto la suspensión del viaje de Obama a Madrid para participar en la frustrada cumbre entre EE UU y la UE de mayo, Zapatero quiere aprovechar su estancia en Washington para intentar convencer al inquilino de la Casa Blanca de que visite España, a ser posible este año. No será una tarea fácil, porque Obama ha restringido sus salidas al extranjero para volcarse en la política doméstica, ante las complicadas elecciones legislativas de otoño, pero el Gobierno cree que podría aprovechar algún desplazamiento a Europa para pasar por Madrid. Por ejemplo, cuando en noviembre acuda a la cumbre de la OTAN en Lisboa.

El ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Miguel Ángel Moratinos, ha quitado importancia a la cancelación de la visita de Obama a Madrid. "Puede haber muchos comentarios, pero les puedo decir que el análisis que hace la presidencia rotatoria es que en estos momentos la relación transatlántica es sólida y fuerte", ha asegurado en el Parlamento Europeo, donde ha trazado las prioridades de Exteriores para el semestre de la presidencia europea.

"No hay urgencia en encontrarnos, sí hay urgencia en mantener las acciones prioritarias en las que trabajamos conjuntamente Estados Unidos y la UE". En su opinión, se está trabajando "adecuadamente" en temas "vitales" para la seguridad y la estabilidad euroatlántica, como en justicia e interior. "Hay que plantear lo que va a ser una buena cumbre UE - EEUU con la garantía de fortalecer la relación transatlántica y eso es lo que hay que extraer de un aplazamiento por razones de agenda", ha añadido Moratinos.

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, ha quitado también importancia a la decisión de Obama: "No entiendo que cause polémica. Qué más da mayo que noviembre. ¿Es un drama? No lo creo. ¿No hay mayores problemas en el mundo? Por ejemplo, la crisis económica. Creo que hay demasiadas cumbres, demasiados viajes. Si Obama dice que la cumbre vaya a noviembre, me parece muy bien". Sarkozy ha hecho estas declaraciones durante una rueda de prensa en París, en el marco de una reunión con la canciller alemana, Angela Merkel.