Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:CAYETANA FITZ-JAMES STUART | ESTRELLAS

Con noble desdén

Mucho se ha hablado de ella en 2011. La duquesa de Alba se puso el mundo por montera celebrando su polémica tercera boda a los 85 años.

Como ahora ha alcanzado la edad de la segunda inocencia, la duquesa de Alba produce hasta ternura con sus puntillitas y sus canesúes y sus colorines vetusto-hippies. La entrevisté en 1976 y ya era igual: hablaba con parecido tono gangoso y lo que decía también sonaba un poco pintoresco, o sea, que lo suyo no es cosa de los años, sino producto de una mismidad recalcitrante. En 2011 se ha hablado demasiado de la duquesa de Alba, que como es obvio tiene todo el derecho a hacer con su vida lo que quiera y pueda; pero lo más curioso quizá haya sido su entronización como modelo de mujer moderna y libre, cuando se diría que en realidad responde al prototipo de la altísima aristocracia, de una clase arcaica y obsoleta que siempre se creyó por encima de las reglas que constriñen a los humanos. O sea: más que rebeldía, lo que se intuye en ella es la ancestral costumbre de pasarse las normas y las leyes por las narices. Un olímpico desdén contra el que la humanidad lleva luchando unos cuantos siglos.

Rosa Montero es escritora y periodista.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 31 de diciembre de 2011