Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Así se disparó la tasa de la basura

Guía básica para entender el recibo de los residuos metropolitanos de Valencia

El recibo de la tasa de la basura de Valencia y su área metropolitana se triplica. La mayoría de los 1,5 millones de habitantes afectados pagarán, probablemente a partir de octubre, un mínimo de 69,90 euros al año por el tratamiento y la eliminación de sus desechos, un 215% más de lo que abonan ahora. La drástica subida la aprobó el pasado viernes la Entidad Metropolitana para el Tratamiento de Residuos (Emtre), donde el PP impuso su mayoría absoluta frente a la oposición de PSPV-PSOE, Compromís y EU.

El presidente del organismo, el concejal de Valencia Ramón Isidro Sanchis, compareció de urgencia el domingo para responder a la avalancha de críticas de la oposición, vecinos y consumidores por la subida. El incremento "no es dinero" para los ciudadanos, adujo Sanchis. El presidente de la Emtre llegó a amenazar a los municipios que rechacen el incremento con no recoger su basura, una advertencia sin sentido, ya que los desechos los retiran los Ayuntamientos. Lo que sigue es una guía básica para entender la tasa de la basura y el debate en torno a la factura de los residuos, salpicado de medias verdades.

"No queda otro remedio" para evitar una quiebra, según el PP

La mala gestión ha dejado 44 millones pendientes de pago, afirma la oposición

- ¿Qué es la Emtre? La Entidad Metropolitana para el Tratamiento de Residuos fue creada en mayo de 2001. Surgió al disolver la Generalitat, en manos del PP, el Consell Metropolità de L'Horta, en el que se integraban Valencia y 44 municipios de su área de influencia. Las competencias que tenía el organismo sobre los residuos y el agua en alta se distribuyeron en dos empresas, en las que siguen representados los municipios. El PP ha mantenido la mayoría absoluta desde la creación de la Emtre.

- ¿Qué servicio gestiona la entidad? La Emtre es responsable del tratamiento y la eliminación de los residuos de Valencia y 44 municipios del área metropolitana. La recogida de la basura es responsabilidad de cada Ayuntamiento. De no pagar la tasa, Sanchis podría, a lo sumo, impedir la entrada de la basura en las plantas de reciclaje, pero no dejarla en las calles, como amenazó.

- ¿De qué instalaciones dispone el organismo? La Emtre ultima la obra de la planta de tratamiento Los Hornillos en Quart de Poblet

con capacidad para 400.000 toneladas anuales. En Manises ha comenzado otra para un máximo de 350.000 toneladas. El vertedero para eliminar los desechos no reciclables está en Dos Aguas, a 60 kilómetros de Valencia. Está en fase de ampliación. Todas estas instalaciones acumulan un fuerte retraso, además de problemas de sobrecoste. La Generalitat aprobó el plan de residuos en 1997, pero no definió las plantas para la Emtre hasta 2002.

- Creación de la tasa. La Emtre cobraba a cada municipio su parte proporcional en el coste por el tratamiento de residuos, pero con dificultades. Municipios como Alboraia acumularon deudas con el organismo, aún hoy por pagar, de más de dos millones de euros. El PP ideó entonces la nueva tasa, que comenzó a cobrarse directamente a los vecinos en enero de 2009. Los populares argumentaron que el servicio se había encarecido y que las transferencias de los municipios no cubrían el coste. Con la tasa girada a los ciudadanos se evitaba, según el PP, el problema de que los municipios retrasaran sus pagos por el servicio. La oposición criticó la aprobación de una nueva carga para las familias.

- ¿Cómo pagan los vecinos la tasa? La llamada tasa Tamer se paga con el recibo del agua. El PP relacionó el consumo de agua de una familia o empresa con la cantidad de basura que generan. Surgió así una tabla de precios por tramos en función del consumo de agua y el calibre del contador. El mínimo quedó fijado en 22,20 euros anuales para viviendas con pocos ocupantes. Para familias más grandes y pequeños negocios se crearon tramos de 44,40 a 80,80 euros. El recibo de las empresas, divididas en varios grupos, rondaba los 180 euros de media.

- ¿Qué servicios cubre el recibo? El dinero recaudado con el recibo del agua está destinado al tratamiento y la eliminación de la basura urbana. Del servicio se encarga la Emtre. La recogida de los desechos la cobran los municipios aparte, bien con una tasa o incluida en el IBI.

- ¿Cuánto pagarán los ciudadanos tras la subida? La factura anual se dispara un 215%. El precio mínimo de 22,20 euros sube a 69,90 euros; los tramos de 44,40 a 80,80 pasan a costar 139,80 euros. La media para las empresas se incrementa de 180 euros a 289. La nueva tasa entrará en vigor, probablemente, en octubre, tras la fase de alegaciones.

- "Es una tasa, no un impuesto". El PP prometió en campaña electoral que no subiría los impuestos. Sanchis lo tomó literal y destacó que la Emtre sube la tasa, "que no es un impuesto". Las tasas son tributos finalistas, cobran por un servicio, mientras que los impuestos se aplican en función de la capacidad económica de los obligados a pagar.

- El motivo del incremento, según el PP. "No queda otro remedio", argumentó el pasado viernes el portavoz del PP en la asamblea de la Emtre, Enrique Senent, quien alegó que la entidad está en riesgo de quiebra y necesita ingresos porque los actuales no cubren el encarecimiento del servicio y las inversiones en las plantas de tratamiento y el vertedero. "Hay cosas absolutamente necesarias y hacer desaparecer la basura es una de ellas", añadió el domingo para justificar la subida. Triplicar la factura "no es dinero" para los ciudadanos, alegó Sanchis. "El medio ambiente es caro y hay que pagarlo", añadió.

- El porqué de la subida, según la oposición. La "ineficaz" gestión del PP ha conducido a la situación de déficit de la entidad, que a final de año tendrá pendientes de pago 44 millones de euros, según el portavoz socialista, Salvador Soler. Los sobrecostes de las plantas -la de Los Hornillos se adjudicó en 2005 por 60 millones de euros y costará casi el doble- han hundido al organismo, que sabía desde hacía dos años que necesitaba solucionar el agujero, pero aplazó la subida hasta ganar las elecciones municipales del pasado mayo, criticó el portavoz de Compromís, Josep Vicent Bort.

- Vecinos y consumidores. La subida es "desmesurada" en mitad de una crisis, critica la Federación de Asociaciones de Vecinos de Valencia, que ha pedido una reunión a la Emtre. También protesta la Asociación Valenciana de Consumidores y Usuarios, para la que no es admisible una subida superior al IPC.

- ¿Qué ingresará la Emtre por la tasa? La subida generará un ingreso de 84,4 millones de euros que cubre sobradamente la explotación de las plantas de tratamiento, que asciende a 68,6 millones. La diferencia se destina a costes administrativos y financieros, según Sanchis. La oposición denuncia que los vecinos cargarán con la deuda e intereses de demora.

- ¿Puede negarse un municipio a pagar? La tasa es supramunicipal, no pasa por los ayuntamientos. La cobran las empresas del agua a los vecinos y transfieren el dinero a la Emtre. No obstante, Paterna y Torrent han ideado un ecobono por el que devuelven el importe si el vecino demuestra buenas prácticas medioambientales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 9 de agosto de 2011