Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
La herencia de la acampada de Sol

El 'big-bang' del 15-M

Desde que dejaron Sol los indignados se han refugiado en los barrios y pueblos de Madrid, donde cada asamblea local mantiene el movimiento a su manera

Principales actividades de las asambleas de los barrios y los pueblos.
Principales actividades de las asambleas de los barrios y los pueblos. EL PAÍS / Fuente: Elaboración propia

Ha pasado más de un mes desde que los indignados desmantelaron el campamento de la Puerta del Sol y se refugiaron en las asambleas 15-M de los barrios y pueblos. En Sol quedó el punto de información, que necesita 22 voluntarios diarios (aunque les cuesta cumplir todos los turnos que tienen establecidos), y unos pocos llevaron la acampada itinerante a su primer objetivo: Rivas (desde hace una semana se han mudado a Parla, a la plaza Adolfo Marsillach). El resto, se fue a casa, y desde su casa, a las asambleas 15-M de los barrios y pueblos de Madrid. Suman más de 110, según la web que aglutina las actividades de todas.

Esta atomización del movimiento, además de volver locos a los observadores interesados en el mismo, a la comisión de comunicación de los indignados madrileños y a los periodistas que intentan cubrir sus pasos, ha acabado siendo muy útil como forma de organización. De cada barrio surgen iniciativas y propuestas que después ponen en común en su propia asamblea general (la Asamblea Popular de Madrid), que es distinta de la Asamblea General de Sol, cosa que ha generado ciertas tensiones organizativas entre algunos grupos de indignados.

Cada asamblea de barrio se ha organizado a su manera. Unas son muy activas y reúnen a decenas de personas cada semana (aunque las vacaciones se están notando también en el movimiento) y otras son prácticamente testimoniales. Internet, fundamental desde el principio del movimiento, sigue siendo un gran aliado de estas asambleas de barrio. En función de lo diestros en nuevas tecnologías que sean sus miembros, mantienen más o menos actualizado su apartado de la web común (http://madrid.tomalosbarrios.net), su calendario de actividades, sus propios blogs... Para comunicarse, además de las redes sociales habituales, muchos usan la colaborativa N-1. Otros prefieren comunicarse con ayuda de vídeos, como el creado por los miembros de la asamblea de Puente de Vallecas, que explica el avance de sus actividades con ayuda de personajes de trapo.

Desde estas asambleas están saliendo todo tipo de acciones relacionadas con los motivos de indignación que dieron pie al movimiento aunque a veces no tanto; van de lo sesudo a lo festivo, de lo universal a lo local.

La colaboración para frenar desahucios es uno de los puntos que más se repite en las asambleas, especialmente en las del sur, que es donde más desalojos se registran. La Plataforma de Afectados por la Hipoteca ha pedido ayuda a las asambleas de Tetuán, Parla, Ciudad Lineal y Fuenlabrada. También en Leganés, Puente de Vallecas y Carabanchel algunos indignados han acudido a la llamada de vecinos con problemas para pagar el alquiler al casero o al IVIMA.

Del lado del debate de propuestas, la asamblea de Arganzuela, una de las más activas, organizó hace dos semanas el Debate del pueblo sobre el estado de la nación, que reunió en Sol durante dos días a profesores universitarios y representantes de asociaciones así como a decenas de oyentes. También han organizado charlas las asambleas de Chamberí (sobre el Canal de Isabel II), Moncloa (sobre la Reforma electoral) o del barrio de los Austrias (sobre la Sanidad), entre otras.

Otras asambleas, sin embargo, han centrado sus esfuerzos en los problemas locales de su zona. En Usera, por ejemplo, han organizado brigadas antibaches para protestar por el estado de las calles. Los vecinos del Barrio de la Concepción han protestado para pedir la reapertura de su piscina municipal de verano, cerrada por un derrumbe desde 2007. En Alpedrete, los indignados han protestado por la subida de sueldos de los políticos locales, y en Zarzalejo quieren revisar el plan general. En Valdemorrillo y Navalagamella quieren, entre otras cosas, que se pongan rutas de autobús para los alumnos de Bachillerato.

Mientras todo esto sucede en los barrios y pueblos, las comisiones que surgieron de la acampada de Sol también siguen organizando protestas y actividades. En los últimos días, el grupo de empleo ha convocado la asamblea de parados; el de trabajo ha organizado un debate sobre la situación de las personas que trabajan como empleadas del hogar; los de salud han convocado una protesta contra el expolio de la Seguridad Social, y los de Educación han reunido 20.000 firmas para protestar por la inversión de dinero público en la venida del Papa. Algunos ya están pensando posibles actividades para mostrar su descontento con el gasto que supone su visita a Madrid.

Prioridades

- Apoyo a las personas afectadas por desahucios. Han puesto sus asambleas a disposición de quien solicite su apoyo.

- La defensa de lo público. de la educación, de la salud, del agua, de las actividades culturales... Es uno de sus campos de batalla.

- La coordinación del movimiento de cara al otoño. Aprovechando la llegada a Madrid de indignados de toda España, intercambiarán opiniones y detallar los objetivos y acciones del Movimiento 15-M

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 18 de julio de 2011

Más información