Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bienvenidos al puesto de información de Sol

El 15-M recoge propuestas, convoca asambleas y coordina comisiones desde el último reducto de la acampada

"Esto hay que empezarlo ya, tengamos toda la información o no". Ana A. resume así el acuerdo al que se llegó ayer en asamblea en la Puerta del Sol para poner en marcha el punto de información que el Movimiento 15-M ha dejado en la Puerta del Sol tras un mes de acampada. ¿Qué información se ofrece allí? Se recogen propuestas y se contabilizan, se buscan voluntarios para los grupos de trabajo, se da información sobre las próximas asambleas y se convoca a las manifestaciones. Un gran plano enseña el recorrido que el próximo domingo se seguirá desde los barrios y municipios hasta el Congreso en la manifestación del 19-J.

Bajo el sofoco del efecto invernadero que generan las lonas, los indignados del kilómetro cero se organizan en turnos de cuatro horas, desde las ocho de la mañana hasta las doce de la noche, para poder conciliar la vida laboral con la reivindicativa. En la carpa formada con palés y la significativa lona azul, trabaja una veintena de personas: de la comisión de propuestas (recopilan y contabilizan todas las sugerencias para después trasladarlas a las asambleas), de la comisión de participación (buscan voluntarios y los organizan) y de la comisión de información para comunicar a todo el que se acerque los avances del movimiento y los detalles de las próximas asambleas.

Leyendo y organizando las propuestas ciudadanas hay al menos cuatro personas en cada turno; de cara al público hay dos por la mañana y seis por la tarde. "Porque hay más gente que pregunta", explica Pilar del Saz Navarro, matemática de 26 años que da clases a nivel universitario. También hay miembros de la comisión de infraestructura que ultima los detalles de la instalación. "La Comisión de Legal nos ha informado de que la Policía les ha avisado que la carpa mide más de la cuenta", afirma la joven. "No creo que se haga nada para solucionarlo", apunta. Y a dormir se queda otro grupo "por seguridad". Por si viene la Policía o personas con ganas de gresca, aclaran desde el punto de información.

Una veintena de tiendas de campaña permanecen alrededor de la carpa. En ellas vive ese grupo de irreductibles que a título individual ha decidido mantener la acampada más allá del domingo, cuando el resto de concentrados acordó marcharse. El 15-M se desvincula de ellos y ellos mantienen que son parte del 15-M. "¿Quién ha dicho que no somos de la acampada? Yo llevo aquí 29 días", se quejaba Vicente Torres, quiromasajista de 22 años que duerme con varias decenas de personas en una carpa cerca del tragabolas del Metro.